UN TIPO DE ANSIEDAD

¿Qué es el FOMO? Un síndrome asociado a las redes sociales

Te explicamos qué es el FOMO, por qué sucede y qué formas de combatirlo existen. Las redes sociales tienen mucho que ver en este malestar tan frecuente.

Adicción a las redes sociales

Adicción a las redes sociales iStock

Publicidad

STORIES

¿Alguna vez has dicho que sí a un plan, al que no te apetecía nada ir, solo por no arrepentirte luego? Esa sensación angustiosa de no participar en un evento social es un malestar que se ha hecho de lo más popular en los últimos años por culpa de las redes sociales. De hecho, hasta tiene un nombre: FOMO (Fear Of Missing Out) que en español se traduciría como el "miedo a quedarse fuera".

Y, ¿por qué tienen tanto que ver las redes sociales? Porque en los últimos años hemos entrado en una dinámica en la que nada ha existido si no se ha publicado en Instagram. Si no aparecemos en esos stories o en ese post de Instagram nos sentimos fuera de algo importante. Las redes sociales son actualmente la forma en la que interactuamos, por lo que no estar en ellas es como perderte ese encuentro de los amigos en un bar.

¿Cuándo se creó este concepto?

Tal y como indican en el estudio 'Nuevas tecnologías - ¿Nuevas patologías? El smartphone y el fear of missing out', elaborado por la Universitat Ramon Llull y la Universitat Autònoma de Barcelona, el término FOMO pertenece al Dr. Dan Herman, pero no se comenzó a usar hasta la publicación de 2013 de Przybylski, Murayama, DeHaan y Gladwell, en la cual lo describen como "una sensación de malestar que puede llegar a sentirse al saber que otras personas están realizando actividades agradables y uno no forma parte de ello".

Los usuarios afectados por el FOMO sufren estrés y ansiedad "al sentirse excluidos por no haber estado pendientes de lo que estaba pasando en las redes sociales".

Sin embargo, el mismo texto niega que el FOMO sea una forma de adicción a las redes sociales, pero sí un catalizador.

Causas

A pesar de haber señalado el mal uso de las redes sociales como principal culpable, existen otras causas que ejercen de caldo de cultivo perfecto para que se dé este problema de salud mental.

Un exceso de información disponible en el móvil, la baja autoestima, el sentimiento de soledad y problemas para satisfacer otras necesidades psicológicas pueden llevar al usuario a padecer FOMO.

Cómo combatirlo

Los síndromes desarrollados por las redes sociales son una de las principales causas de consulta de los jóvenes a los psicólogos. Por eso, en la actualidad ya se realizan estudios para buscar fórmulas para poder combatirlos.

En 2020, un grupo de expertos de las universidades de Bournemouth (Reino Unido) y Hamad Bin Khalifa (Qtar), llevaron a cabo un estudio para determinar la fórmula perfecta para combatir el FOMO y tener una relación más saludable con la tecnología.

En el documento de la investigación encontramos reflexiones como estas:

  • Las personas con FOMO deben hacer un esfuerzo de autocontrol para posponer la necesidad de gratificación de entrar en las redes sociales.
  • Aprender técnicas de control de ansiedad pueden evitar el uso de fármacos que calmen el malestar.
  • Las técnicas de distracción son una gran herramienta para evitar el FOMO.
  • Se debe prevenir la incertidumbre, ser claro hacia el resto de usuarios de las redes sociales para evitar el FOMO al resto de usuarios.
  • Las redes sociales hacen que el resto sea omnipresente, siempre habrá la posibilidad de estar en contacto, por lo que no se debe sentir preocupación por no estar en línea, ya que no se puede estar disponible en las redes las 24 horas del día.
  • Resiliencia en línea, ser capaz de lidiar con una experiencia negativa en las redes sociales, como es el FOMO.
  • Uno de los modelos destacados en este campo de investigación es el transteórico, que propone que se tome consciencia del cambio de comportamiento.
  • Una herramienta útil es diálogo interno, hablando con uno mismo se puede evitar la tentación de entrar en las redes sociales y centrarse en un objetivo.
  • Aprender a gestionar las expectativas, es decir, directamente dejarlas fuera de nuestra cabeza, nos evitará sentir este tipo de ansiedad.
  • Por último, es necesario mejorar la autoestima para no sentir los efectos del FOMO.
Novamas » Vida

Publicidad