NovaMás » Vida

MUY RESISTENTE

La planta que se cuida sola y además es una bomba de oxígeno

Es posiblemente, la mejor planta para tener en casa: resiste a la falta de riego y a las temperaturas extremas y no necesita prácticamente cuidado especial.

La planta que se cuida sola y además es una bomba de oxígeno

iStock La planta que se cuida sola y además es una bomba de oxígeno

Publicidad

Saber cuidar las plantas es casi un don divino: hay personas tocadas por esta gracia que son capaces de tener casi un bosque en el balcón, y una selva en el comedor. Para el resto de los mortales, el cuidado de las plantas es todo un misterio difícil de resolver: si no las riegas, se mueren; si las riegas más de lo necesario, se mustian; si les da el aire, se marchitan y si las cambias de lugar, posiblemente también.

Antes esta desesperada situación, es de agradecer que existan algunas variedades que, prácticamente, se cuidan solas. Son plantas casi inmortales, que por muchos descuidos que tengas con ellas, no te abandonan.

La planta más fácil del mundo

Posiblemente, la Sansevieria trifasciata, conocida como “Lengua de serpiente” es una de las más sencillas de cuidar. Requiere de tan poca atención que puedes llegar incluso a olvidar que la tienes. A pesar de ello, ella seguirá creciendo sin rencor.

La Sansivieria es una de las plantas más resistenes que existen.
La Sansivieria es una de las plantas más resistenes que existen. | iStock

También se la llama coloquialmente “Lengua de suegra” y es perfecta en interiores, ya que tiene una característica muy especial: es una auténtica purificadora de oxígeno. Tenerla en espacios cerrados es lo más recomendable, incluso se puede ubicar sin reparo en un dormitorio o en un despacho.

Cuidados de la Sansevieria

La Lengua de suegra necesita muy pocas atenciones. Puede vivir tanto en el exterior como en el interior y aguanta temperaturas extremas: hasta 40ºC en verano y -5ºC en invierno, aunque es cierto que la bajas no le gustan demasiado.

Para que mantenga su esplendor, solo hay que prestar atención relativa a las corrientes de aire y la cantidad de agua. Como la mayoría de las plantas, a la Sansevieria tampoco le sienta bien el viento.

El punto más controvertido es el riego. A menudo corremos el riesgo de ahogar a las plantas, ya que pensamos que hay que regarlas más de lo que realmente necesitan. En los meses más fríos, esta variedad puede llegar incluso a necesitar solo 1 o 2 veces al mes de riego. Lo que peor tolera es el encharcamiento de agua y las bajas temperaturas. Así que puestos a cometer errores, mejor pecar de no regar que de exceso de agua.

A pesar de todo, es tan adaptable que, incluso olvidándotela en la terraza en pleno invierno y olvidandote prácticamente de su existencia, es más que probable que resista.

La Sansevieria purifica el aire

La Lengua de suegra es una de las plantas que la NASA recomienda para purificar el aire. En 1989 esta organización realizó un estudio y determinó que, junto a otras especies vegetales, la Sansevieria ayuda a eliminar del ambiente algunos contaminantes como el tricoetileno, el benceno y el formaldehído. Se dice de ella, pues, que es una auténtica bombona de oxígeno y, por lo tanto, es totalmente apta para tenerla en espacios cerrados de la casa.

Las otras plantas recomendadas por la NASA para filtrar el aire son la Palmera de bambú, Espatifilo, Ficus robusta y el Potus.

Otras plantas fáciles de cuidar

Además de la Sansevieria, hay otras plantas similares en cuanto a su resistencia. Dos de ellas son la Alove salvaje y las Zamioculas. Junto a la Sansivieria forman un trío de plantas prácticamente inmortales, puesto que persisten y resisten a pesar de los olvidos y son difíciles de contagiarse de plagas.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...

Seis pesticidas naturales para tus plantas

Publicidad