ALTERNATIVAS A LA TABLET

Consejos para evitar sobreexposición de pantallas en los más pequeños

El uso abusivo de las pantallas en los más pequeños puede ser perjudicial para su desarrollo -su capacidad de concentración, su calidad de sueño, su tolerancia a la frustración-. En este artículo puedes encontrar consejos para limitar el uso de estos dispositivos, así como actividades alternativas para mantenerlos distraídos.

Tres niños en el sofá mirando la tablet y el teléfono móvil.

Tres niños en el sofá mirando la tablet y el teléfono móvil. Pexels

Publicidad

STORIES

Está claro que los estímulos que reciben los más pequeños cuando ven cualquier contenido audiovisual les atrae enormemente. El brillo de la pantalla, los colores y la música es algo con lo que difícilmente otro tipo de juego puede competir.

Los creadores y productores de contenidos lo saben y, ya sea en las plataformas audiovisuales como en las webs de vídeos, explotan los recursos que ofrece el formato para atraer la atención de los niños.

Facilitarles el móvil, la tablet o el teléfono para que se queden embobados, quietos y callados durante un buen rato es una tentación tremenda, pero si quieres que no sea una táctica habitual para distraer a tus hijos, en NovaMás te damos consejos para que limites su consumo y alguna que otra alternativa.

El abuso de las pantallas es perjudicial

La Asociación Española de Pediatría, así como la Academia Americana de Pediatría, están de acuerdo en que lo mejor para los pequeños es evitar la exposición a la televisión y a todo tipo de pantallas antes de los 2 años.

De 2 a 4 años recomiendan limitar el consumo audiovisual a una hora al día y en la adolescencia permitir un máximo de dos horas diarias de exposición a televisión y pantallas.

Exceder estos tiempos es perjudicial para el desarrollo cognitivo de los niños, debido a que la sobreestimulación de los contenidos puede, además de limitar la interactuación con otras personas y el tiempo dedicado al juego libe, perjudicar el fomento de la imaginación, disminuir el tiempo dedicado al descanso e interferir en la capacidad de concentración y de atención de los más pequeños.

Cómo limitar la exposición

A partir de los 7 años un niño tiene la capacidad suficiente para entender las explicaciones de los adultos, por lo que la mejor manera para limitar el consumo de contenidos audiovisuales es explicarle al niño que su abuso es perjudicial para su salud.

La educación es la mejor herramienta, por lo que la familia debe hacer hincapié en hablar sobre la importancia del autocontrol con respecto a las pantallas.

Para edades más tempranas, existen recursos de las propias plataformas para que los progenitores puedan ejercer el control de las horas de conexión y los contenidos que se consultan, por ejemplo, el control parental.

Asimismo, hay una serie de recomendaciones que las familias pueden tener en cuenta, como por ejemplo establecer un uso y unos horarios específicos, revisar los juegos descargados de forma periódica, controlar el gasto invertido en juegos o contenidos, etcétera.

Actividades atractivas: la mejor alternativa a las pantallas

Una de las maneras más efectivas para evitar el abuso de las pantallas en los más pequeños es ofrecerle una serie de actividades que les resulten atractivas para emplear su tiempo.

Pasar tiempo en familia es una de prácticas con mejores resultados para distraer a los niños. Organizar excursiones a la montaña, al río o a la playa; visitas a museos, teatros, parques temáticos o parques infantiles es un recurso que tenemos a nuestro alrededor.

Organizar actividades de experimentación sensoriales con pinturas, alimentos, plantas o diversos materiales naturales son un recurso fascinante para que los niños se entretengan y se familiaricen con materiales, texturas y productos que están por casa.

Explotar la imaginación de los niños con disfraces, cuentos, marionetas, dibujos y materiales desestructurados para que puedan construir su propio universo es una opción muy válida que tenemos al alcance de la mano.

No obstante, cabe recordar que lo que más influye en el comportamiento de los niños es el ejemplo de los adultos que tienen a su alrededor, por lo que si quieres que no estén todo el día mirando la tele, consultando el teléfono o jugando en la tablet, limita tu tiempo dedicado a las tecnologías. ¡Todos lo agradeceréis!

Novamas » Vida

Publicidad