NovaMás » Vida

JARDINERÍA

Cómo saber qué plantas se pueden pulverizar y cuáles no

Descubre los cuidados que necesitan tus plantas para evitar que cojan enfermedades.

Jardinera pulverizando plantas

iStock Jardinera pulverizando plantas

Publicidad

Hay plantas cuyas hojas o flores necesitan mucha humedad para que no se sequen, como las orquídeas o las begonias. En estos casos, el uso de pulverizadores o spray es la mejor solución, ya que aplican un riego muy suave sobre las plantas que llega a todas las hojas y no las daña.

En general, es bueno pulverizar con agua tibia las plantas de interior, sobre todo en invierno, ya que las calefacciones pueden resecar las hojas. Sin embargo, hay algunas contraindicaciones que debes tener en cuenta para evitar la aparición de hongos o que directamente se te mueran.

A continuación te explicamos como cuidar tus plantas de interior:

¿Qué plantas puedo pulverizar?

Existen dos clases de plantas de interior: las que tienes que pulverizar para que duren y las que no. Para saber si tienes que rociar tu planta tienes que fijarte en estos dos factores:

  • El tipo de vegetal
  • El microclima en el que vive.

Muchas plantas que se venden en macetas, por ejemplo, son originarias de la jungla, lugar en el que conviven con una humedad del 30 al 40%. Cuando se instalan en el interior de una casa, reciben un clima mucho más seco que puede resecar sus hojas. En este caso, sí que agradecerán que las pulverizamos con frecuencia. Cuando las hojas se retuercen, se vuelven amarillentas o aparecen bordes marrones significa que la planta necesita humedad.

Las plantas que más debes pulverizar son las tropicales, ya que proceden de las zonas más húmedas del planeta; aman el agua y el rocío. Entre las tropicales que podemos tener en casa están:

- Orquídeas

- Begonia

- Caladium

- Planta cebra

- Anturio

- Plátano

- Helechos

- Fitonia

- Filandedron

Plantas tropicales
Plantas tropicales | iStock

¿Qué plantas no puedo pulverizar?

Las que nunca puedes rociar son todas aquellas plantas que tengan hojas delicadas, con especial cuidado con las Violetas africanas, ya que sus hojas no toleran nada bien la humedad y el agua las puede manchar. Tampoco rocíes aquellas plantas que no necesitan de demasiada humedad, como, por ejemplo:

- Lira ficus

- Cactus

- Yuca

- Enredadera dorada

- Pie de elefante

- Dracena

- Suculentas

- Aromáticas

- Poto

- Drácena

¿Cómo pulverizar correctamente las plantas?

No solo es importante saber qué plantas se pueden rociar y cuáles no. También debemos conocer la manera correcta de hacerlo para que no las acabemos perjudicando:

  • Agua tibia. Utiliza agua tibia, nunca fría o caliente.
  • Riego diurno. A ser posible, rocíalas por la mañana, así las hojas se secarán durante el día con la luz natural.
  • En grupo. Las plantas se ayudan entre ellas para crear humedad entre sí, así que procura agruparlas en una misma zona de la casa. Pero no las pongas demasiado apretadas, respeta un espacio entre las macetas para que el aire pueda circular libremente.
  • Consultar al experto. Hay plantas que se pueden rociar cada día y otras solo una vez o dos por semana. Antes que nada, consulta a un especialista cuál es la frecuencia adecuada en función del tipo de planta.
  • Evita los excesos. Ten en cuenta que una pulverización excesiva puede provocar la aparición de enfermedades fúngicas, que se manifiestan a través de manchas en las hojas o de podredumbre.

Siguiendo estos consejos en casa, mantendrás tu jardín particular perfecto.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR…

Las mejores plantas aromáticas para crear tu propio huerto casero

Publicidad