Novamas » Vida

PASO A PASO

Cómo limpiar muebles de madera para que el material no envejezca

Existen muchas formas de limpiar la madera, pero con estos sencillos trucos no solo la dejarás impoluta, sino que además evitarás que envejezca.

Publicidad

A pesar de que dentro de la decoración las modas van cambiando con el paso de los años, existen algunos objetos que nunca pasan de moda pese a los años que los contemplan. Un claro ejemplo de ello son los muebles de madera de calidad, con los que se puede dar un toque cálido al hogar. Se trata de una opción siempre segura, garantía de éxito en el diseño y, sobre todo, capaz de encajar perfectamente con los distintos estilos.

Al tratarse de una propuesta tan llamativa a la hora de integrar en el diseño de interiores, dispone de muchas formas de poder limpiar esta. Por ello, si quieres mantenerlos perfectos como el primer día, queremos darte una serie de consejos prácticos. El paso a paso a la hora de los ingredientes que mezclar o, incluso, la mejor propuesta para realizar la limpieza. Si quieres mantener tu mueble en perfecto estado, así es como debes limpiarlos.

Lo primero que debes tener en cuenta es que la madera es un material diferente y que existen productos específicos para su cuidado. En casi todos los supermercados podrás encontrar productos específicos para muebles de madera, sin embargo también puedes usar productos que tengas en casa si lo haces de la manera adecuada.

En el caso de los muebles barnizados debes eliminar el polvo diariamente, además de pasar un paño húmedo con agua y jabón 2 veces por semana. Si quieres cuidar el brillo del barnizado, se recomienda incluir una cucharada de vinagre en la mezcla. En el caso de que la madera esté pintada, debes cambiar el paño, por un cepillo suave y luego limpiar su superficie con una esponja humedecida con agua fría y jabón.

Si el mueble en cuestión está diseñado con madera natural, la forma de limpiarlo es diferente. Estos muebles son mucho más delicados por lo que se debe utilizar una bayeta de microfibra o algodón para eliminar el polvo y no rayar su superficie. El paño debe estar ligeramente húmedo y la limpieza se debe realizar de forma superficial para no dañar el material.

Publicidad