La lección de una madre de Florida a su hija se ha hecho viral en las redes sociales, donde miles de usuarios la han elogiado por el mensaje que le ha transmitido a la pequeña después de que esta tirara a la basura su nuevo estuche.

Todo comenzó cuando Presleigh, su hija de seis años, le pidió un nuevo estuche. Su madre, muy ilusionada, quería sorprender a la niña con el regalo, pero las cosas no salieron como esperaba. "Fui a tres tiendas diferentes para conseguir un estuche. Cuando fui a sorprenderla con su regalo ella lo miró fijamente, lo tiró a la basura y dio un portazo", explica la madre en su publicación en Facebook.

La niña comenzó a gritar que todo el mundo en su clase tenía ese estuche y que ya no lo quería. Muy enfadada y probablemente "echando humo por las orejas", la madre decidió que su hija tenía que aprender una lección porque pensaba que la pequeña realmente sabía valorar lo afortunada que es por tener todo lo que necesita.

Fue cuando decidió ofrecerle un 'estuche alternativo'. Se trataba de una bolsa de plástico para guardar su material escolar con las palabras 'la bolsa de lápices de Presleigh' escrita.

En ese momento la niña decidió que el estuche que acababa de tirar a la basura sí era lo que quería, pero su madre tenía otros planes para ella: decidió que el estuche que había acabado en la basura sería para un niño cuyos padres no tuvieran dinero suficiente para comprarle uno igual. "Le expliqué que no tiene derecho a nada especial y que está dando por sentado lo afortunada que es", cuenta la madre, que le aseguró a su hija que le daría el estuche a un niño que lo fuera a aprovechar.

Esta lección hizo a la niña reflexionar hasta el punto que le dijo a su madre que quizás a veces reacciona de manera exagerada.