Los demócratas piden al FBI que investigue. Creen que Face-app, con sede en San Petersburgo, podría utilizar información privada de los usuarios e incluso poner en riesgo la seguridad nacional por un país involucrado en hostilidades cibernéticas.