Publicidad

Fiestas

Varios vecinos en la Comunidad Valenciana alertan del aumento de fiestas ilegales en apartamentos turísticos

Los vecinos de las zonas de playa de la Santa Pola o Benidorm, en la Comunidad Valenciana alertan del aumento de fiestas ilegales en apartamentos turísticos. Explican que después del toque de queda realizan un exceso de ruido. La Policía Local ha disuelto en un fin de semana un total de 40.

Los vecinos de las zonas de playa de la Comunidad Valenciana alertan del aumento de fiestas ilegales en apartamentos turísticos. Son grupos de personas que, para evitar las restricciones del coronavirus, alquilan dichos pisos.

Es el caso de algunas zonas de la costa como Santa Pola, Benidorm o en Alicante. Denuncian que se están realizando fiestas ilegales en apartamentos turísticos. De esta forma no hay restricciones y pueden saltarse el toque de queda.

Es la alternativa que han encontrado al ocio en la calle después de comenzar el toque de queda y de las restricciones en la hostelería y restauración. Los administradores de fincas reciben varias quejas de los vecinos en dichas zonas debido al aumento de ruido en estas viviendas vacacionales.

"Los vecinos están alerta en que las medidas de seguridad se hagan y se respeten", explica María del Mar, administradora de fincas.

Los vecinos explican que sucede tras el toque de queda. En ese momento comienzan las fiestas ilegales con alto ruido. "Aunque es el toque de queda, pues no lo respetan y se hace mucho ruido y no se puede descansar", explica una vecina.

40 fiestas disueltas

La Policía Local de Alicante disolvió un total de 40 fiestas ilegales solo este fin de semana, días previos a la Semana Santa.

"Es el problema de restringir la fiesta en la calle, es que la gente la traslada en los domicilios. Y la verdad que las urbanizaciones de la playa de San Juan es terreno abonado para ello", explica un vecino de la zona sobre las fiestas realizadas.

Aunque no solo se quedan del ruido, sino del aumento de personas desconocidas que hay en las zonas comunes. "No llevan mascarilla, no llevan de nada", manifiesta una vecina. Los vecinos reclaman una mayor presencia policial para reducir el número de fiestas ilegales.

Publicidad