Publicidad

Vivienda okupada

Pilar Damián, víctima de okupas, ante la ola de solidaridad: "Ha sido un milagro, he sido muy afortunada"

A esta sanitaria los okupas destrozaron su casa por completo. Prácticamente inhabitable. Ante una llamada de ayuda los vecinos se han volcado. Ha recibido una auténtica ola de solidaridad y ha recuperado su casa.

"Me he quitado un peso de encima" dice Pilar Damián, víctima de los okupas. La historia de esta sanitaria nos conmovió. Sufrió una okupación en su casa durante el confinamiento del pasado año. Los okupas destrozaron la vivienda. La dejaron prácticamente inhabitable. Ante una llamada de ayuda los vecinos se han volcado. Ha recibido una auténtica ola de solidaridad. "Fue impactante, se me vino el mundo abajo. Se hizo un llamamiento solidario por parte de Dani de Desokupa. Me dijeron que en esto no me iban a dejar sola y ahí empezó todo.

La solidaridad

"Los okupas se apoderaron de mi casa en pleno confinamiento, mientras trabajaba como sanitaria" afirma Pilar Damián, en el matinal de Antena3 Noticias. Cuando volvió a su casa tras echar a los okupas se le vino el mundo encima. "Dani de Desokupa, al verme tan abatida hizo un llamamiento. Hubo muchas personas que me ayudaron".

Pilar afirma que lo ha pasado muy mal. Que la administración la dejó totalmente abandonada. Han sido los ciudadanos los que le han ayudado. "Cuando se produce una cosa que parece imposible lo llamamos el milagro. Y ahí se produjo un milagro. La casa parecía irrecuperable y llego a ser una casa en muy buenas condiciones" dice esta sanitaria, víctima de okupas.

Asegura que está dispuesta a hablar para denunciar lo que están viviendo ahora mismo miles de personas, como le pasó a ella, víctima de okupas. Quiere darles voz. "La casa estaba muy mal, era algo poco frecuente, inusual. Yo no le vi solución de entrada. Era una casa enferma. Me encontré con lo peor de la humanidad y con lo mejor".

Pilar Damián sigue muy afectada, ha estado en tratamiento. "Conozco muchos casos en cuanto a destrucción. He sido muy afortunada. Es un shock enorme, estás cansada, agotada por la situación de pandemia. Te abandonan todas las administraciones. Estoy todavía despertando. Ha sido un año muy duro, muy estresante. No he recibido ninguna ayuda, ni ayuntamiento, ni policía, ni servicios sociales, parece que todo el mundo sea complice. Todo el mundo calla".

Publicidad