Monjas de Belorado

Una de las monjas de Belorado se desmarca del resto y denuncia que son víctimas de una secta

La religiosa encuentra apenada por las monjas clarisas que se encuentran en el convento que ha sido su hogar durante casi 20 años.

Publicidad

Continúa la polémica que rodea a las monjas clarisas rebeldes de Belorado. Una de ellas se desmarca del resto y denuncia que son víctimas de una secta. En las últimas horas hemos conocido que podrían ser excomulgadas y expulsadas del convento. Ahora siguen la corriente del falso obispo Pablo de Rojas, que niega el Vaticano y al papa.

Sor María Amparo ha asegurado en una entrevista en el 'Diario de Burgos' recogida por Servimedia la decisión de desmarcarse. Se encuentra apenada por las monjas clarisas que se encuentran en el convento que ha sido su hogar durante casi 20 años. Ella rechaza las "burradas contra la Iglesia" que proclama De Rojas.

"Nos dicen que vayamos al locutorio a las 16:30 de la tarde y se presenta diciendo que es obispo de no sé qué. Dice: 'desde ahora, yo soy el superior, el que manda en la comunidad, y ustedes están bajo mi jurisdicción'. Y yo me levanté y le rebatí bastante. El Señor me puso las palabras en la boca, lo que tenía que decir: 'Estamos bajo la jurisdicción de don Mario. Él es el sucesor de los apóstoles para la Archidiócesis de Burgos', le respondí", cuenta la monja clarisa.

"Él me dice que 'eso no vale para nada, no existe' y más burradas contra la Iglesia. Yo por nada del mundo salgo de mi Madre la Iglesia y por nada del mundo dejo mi obediencia al sucesor de San Pedro, que en este momento es el papa Francisco. Estuvo intentando convencerme, pero estuve muy firme", seguía comentando.

En la entrevista para el citado diario cuenta que ha estado "tres días sin ir a misa y sin nada". Decidió que "así no se podía estar": "He sufrido una vigilancia total para que no pudiera hablar con las hermanas mayores. No me han dejado despedirme de ellas. Igual ni saben que ya no estoy allí. Fue una decisión firme: tenía que salir. Sobre todo, para no pertenecer a esta secta, por nada del mundo. En ese ambiente ya no se podía estar".

La rebelión de las monjas clarisas

Las monjas clarisas del Monasterio de Belorado (Burgos) aseguraban en un comunicado que no están ni encerradas, ni secuestradas, ni manipuladas ni alejadas de sus familias y que "no se van de la Iglesia" tras varias informaciones en las que aseguraban que se separarían de la Iglesia. Pese a la amenaza de excomunión, el arzobispo de Burgos lo descartaba este jueves. De momento, reina el hermetismo en el convento burgalés de Belorado. De sus mensajes en redes han pasado a guardar silencio.

Todo comenzó cuando unas monjas clarisas en España anunciaban que abandonan la Iglesia católica para seguir a un obispo excomulgado. Las religiosas, con conventos en Belorado y Orduña, se declaran así sedevacantistas, es decir, que no reconocen la autoridad del Vaticano y se unen a la Pía Unión Sancti Pauli Apostoli, que considera último papa legítimo a Pío XII, fallecido en 1958, lo que para muchos es una "secta" fundada por Pablo de Rojas Sánchez-Franco, excomulgado en 2019.

Además, las clarisas anunciaron que querían vender un convento para poder comprar el monasterio de Orduña a la Iglesia. Mientras, el Arzobispado de Burgos y el Obispado de Vitoria muestran su sorpresa por el anuncio, sin que hayan recibido comunicación oficial.

Síguenos en nuestro canal de WhatsApp y no te pierdas la última hora y toda la actualidad de antena3noticias.com

Publicidad