Un científico sostiene varias muestras

Publicidad

Coronavirus

El coronavirus podría alojarse en el cerebro o testículos y reaparecer al cabo de unos años

Un científico está estudiando si el coronavirus podría alojarse en zonas de difícil acceso para el sistema inmunitario como pueden ser el cerebro o los testículos.

El coronavirus sigue generando muchas incógnitas desde que se originó el primer caso en Wuhan, China. El médico de enfermedades infecciosas de la Universidad de Virginia, William Petri, está estudiando si el coronavirus podría alojarse en zonas de difícil acceso para el sistema inmunitario como pueden ser el cerebro o los testículos.

Estas zonas suelen ser menos accesibles para el sistema inmunológico y se conocen como sitio inmunológico privilegiado, por lo que es más complicado erradicar las infecciones virales si se desarrollan allí.

Un artículo publicado en 'Times of Malta' evidencia que un sitio inmunológico privilegiado no solo es difícil de ingresar para el sistema inmunológico, sino que también limita las proteínas que aumentan la inflamación. La razón es que, si bien la inflamación ayuda a matar un patógeno, también puede dañar un órgano como el ojo, el cerebro o los testículos. El resultado es una tregua incómoda en la que la inflamación es limitada pero la infección continúa encontrándose .

El Covid-19 es un virus que puede reactivarse y producir virus infecciosos meses o décadas después de la infección inicial. Este virus también puede permanecer años en el cuerpo como en el caso de los retrovirus: "Tienen latencia pero por un mecanismo diferente al de los virus del herpes. Los retrovirus como el VIH, que causa el SIDA, pueden insertar una copia de su genoma en el ADN humano que forma parte del genoma humano. Allí, el virus puede existir en un estado latente indefinidamente en el ser humano infectado".

Otros sitios donde se ha detectado coronavirus incluyen la placenta, los intestinos, la sangre y, por supuesto, el tracto respiratorio. En las mujeres que contraen COVID-19 durante el embarazo, la placenta desarrolla defectos en los vasos sanguíneos de la madre que irrigan la placenta . Sin embargo, la importancia de esto para la salud fetal aún no se ha determinado.

Publicidad