120.00

Publicidad

Coronavirus

Los abuelos intentan adaptarse a los tiempos del coronavirus: "Echo de menos abrazar a mis nietos"

Nuestros mayores son las personas más castigadas por el coronavirus y tratan de adaptarse a la pandemia de coronavirus: "A mí nadie me da órdenes, no puedo estar todo el día en casa", lamentan.

Las personas mayores han sido, y son, las más castigadas por el coronavirus. A pesar de eso, muchos intentan adaptarse a la situación para seguir adelante con sus vidas.

Para Paquita cada día es una canción. Siempre tira del repertorio de la música alegre para así recordar lo que más echa de menos: "Los abrazos, las visitas de mis hijos... y claro, estar juntos". Tiene 91 años y, a falta de visitas, cree que buenas son las cartas: "No hay semana que no escriba una carta".

Para ellos no es fácil vivir sin los encuentros: "No poder abrazar a mis nietos quiera, no ver a los hijos...". Son nuestros mayores. Dicen que, en tiempos de pandemia de coronavirus, todo el mundo les da instrucciones: "Siempre me riñen y me dicen que guarde la distancia. Me tienen muy vigilado", cuentan.

Las nuevas tecnologías pueden ser clave

Aun así, aseguran todo tiene un límite: "A mí nadie me da órdenes, me volvería loca todo el día en casa", lamentan. Vivir esta situación es más duro para ellos, aseguran los expertos: "Se encuentran más solos que de costumbre y tienen esa sensación de que nadie me quiere, nadie me viene a ver...".

La tecnología ayuda y muchos han hecho un curso acelerado para estar más cerca de sus seres queridos.

Abuelos de España avisan de que se "juegan la vida" cuidando de sus nietos en cuarentena.

Publicidad