Publicidad

SE CONECTÓ A TRES REPETIDORES

La madre de Diana Quer: "Nadie coge a alguien tan rápido ni tiene pensado dónde ir para que las cámaras no le pillen. Tiene que ser algo pensado"

El rastro del teléfono de Diana Quer la sitúa recorriendo en menos de 14 minutos una distancia de 17 kilómetros, lo que indica que el trayecto se tuvo que hacer en coche y por autovía. Sin embargo, las cámaras de las carreteras no han logrado recoger la imagen de la joven en un coche, indicios que llevan a su madre a pensar que su desaparición podría ser premeditada.

antena3.com | Madrid
| 17.01.2018 12:17

La mañana del 22 de agosto comienza la búsqueda de Diana Quer. A las 24 de lo ocurrido, la periodista Susana López Raña entrevista por primera vez a Diana López Pinel, que decía estar muy preocupada porque no era una situación normal, ya que no había estado tanto tiempo sin saber de su hija.

La periodista de Antena 3 TV Galicia Susana López le dijo que no se preocupara porque podría ser una 'chiquillada' ya que muchos jóvenes desaparecen los fines de semana y regresan unos días más tarde, sin embargo, el tiempo pasó y Diana seguía sin dar señales. Se pusieron los medios y la colaboración ciudadana fue increíble, dice Juan Carlos Quer, padre de Diana Quer, quien agradece el trabajo de toda la gente anónima que trató de ayudarles.

Para buscar a Diana la Policía tiene en cuenta el terreno, la vegetación, el clima de la zona e incluso la hora. José Ángel Sánchez, un policía local experto en búsquedas dice que en primer lugar "se buscan indicios que nos conduzcan al paradero del desaparecido", por ello primero se diferencia "el casco urbano, que es la zona donde se le vio por última vez. Luego está la zona donde tenía el domicilio y luego una zona montañosa que tiene acceso desde el casco urbano".

En la búsqueda participaron también los perros de la Guardia Civil que hicieron el recorrido desde la pizzería donde se vio por última vez a Diana hasta su casa, buscando indicios de sangre, de ADN, o de cualquier cosa que les pudiera ayudar a determinar cuál era la franja donde se produjo el abordamiento de Diana. Pero esa búsqueda no ha dado resultado, "no hay una gota de sangre, no hay ADN", cuenta Nacho Abad, periodista.

Ni en el camino de vuelta a casa, ni en las naves abandonadas, tampoco en los alrededores de su pueblo. Todo indica que Diana no ha sufrido un accidente, que se ha ido o que se la han llevado, probablemente en coche.

Por ello, la Guardia Civil investiga todas las cámaras de tráfico para revisar los vehículos donde puedan ir más de dos personas. Tras revisar las grabaciones se comprueba que Diana no va en esos coches, pero los investigadores toman nota de todas las matrículas que pasan por un cruce, llegando a contabilizar más de 12.600.

La búsqueda a través de las cámaras de radares y de la DGT no da sus frutos, pero sin una imagen nítida y sin ningún vehículo sospechoso aparece la primera pista de Diana: el rastro de su teléfono móvil.

La señal del teléfono móvil de Diana deja un rastro por las antenas repetidoras de la zona antes de apagarse, permitiendo a la Guardia Civil dibujar un mapa de su recorrido. "Ese mapa te cuenta que el teléfono de Diana está en un punto A en una hora, luego en un punto B, C..., los saltos de antena de telefonía se producen en un lapso de tiempo y los investigadores saben cada cuánto tiempo fue saltando y ese salto ofrece un primer dato: Diana Quer o su teléfono móvil han salido de A Pobra en coche", cuenta el periodista Alfonso Egea.

En coche y por autovía, pues en menos de 14 minutos, el móvil de Diana recorre 17 kilómetros y se conecta a tres repetidores distintos. "Rapidísimo. Tanto el meterla en el coche como el trasladarla se hizo en cuestión de minutos, Nadie coge a alguien tan rápido ni se la lleva tan rápido ni tiene pensado por dónde ir tan rápido para que las cámaras no le pillen. Tiene que ser algo pensado".

La Guardia Civil analiza los datos almacenados en esas antenas porque además del recorrido de Diana, podrían revelar quién se la llevó.

Los datos almacenados propiciaron que se tuviera que "buscar entre dos millones de conexiones telefónicas aquella noche, qué líneas tuvieron un patrón de comportamiento similar al de Diana desde A Pobra do Caramiñal hasta la pasarela", cuenta el periodista Alfonso Egea, que explica que los datos eran ingentes y que se llegó a acotar a un número reducido de personas, pero que todos tenían una explicación.

El periodista Nacho Abad dice que quizás la persona que abordó a Diana no es un delincuente primario y sabe que tiene que apagar el teléfono.

La antena de Taragoña, junto al puente de la autovía, registró las últimas señales del móvil de Diana. Una conexión a las 2.58 horas y otra a las 4.10 horas, que indica que el teléfono ya no tiene actividad.

Publicidad