Origen de un terremoto

Publicidad

Terremoto en Granada

El origen de los terremotos: ¿Cómo se producen y dónde ocurren?

Los movimientos sísmicos o terremotos son el resultado de una liberación de energía producida por el choque de las placas tectónicas en las que se divide la Tierra. Aún hoy esas placas están en constante movimiento.

Un terremoto es el movimiento brusco de la Tierra, causado por la liberación de energía acumulada durante un largo tiempo. Es lo que está pasando en Granada. La corteza terrestre está compuesta por una docena de placas de aproximadamente de 70 kilómetros de espesor cada una.

El origen del terremoto

El movimiento a lo largo de millones de años de las llamadas placas 'tectónicas' ha ido formando lo que hoy conocemos como la superficie de nuestro planeta. Creando los continentes y los relieves geográficos en un proceso que todavía continúa.

Algunas veces, estos movimientos son tan pequeños que no se perciben. En otras ocasiones, como en Granada, los temblores liberan más energía y de forma progresiva. Es lo que se llama enjambre de seísmos.

En algunos casos, estas placas chocan entre sí como inmensos bloques de tierra situados en las profundidades de la Tierra, impidiendo su movimiento. Es entonces, cuando una placa comienza a desplazarse por encima o por abajo provocando cambios en la topografía.

Pero si ese desplazamiento se complica es cuando comienza a acumularse una fuerza de tensión que en algún momento se liberará, provocando la liberación de energía y que una de las placas se mueva bruscamente contra la otra rompiéndola y liberándose entonces una cantidad variable de tensión que origina el terremoto.

Las zonas en que las placas ejercen esta fuerza entre ellas se denominan fallas y son los puntos sonde más probabilidad hay de que se originen temblores como el de Granada. Sólo el 10% de los terremotos ocurren alejados de los límites de estas placas.

Publicidad