30.997167

Publicidad

Residencias de ancianos

¿Es legal aislar en residencias a los ancianos sin que haya estado de alarma por coronavirus?

Un grupo de familiares de ancianos en residencias privadas de Cataluña denuncia que los ancianos aislados sufren física y psicológicamente.

La pregunta de si es legal tener aislados a los ancianos a pesar de que no haya estado de alarma por coronavirus la ponen encima de la mesa un grupo de familiares de estos mayores residentes en centros en Cataluña.

Han denunciado que la Generalitat restrinja los derechos de los residentes, sin un estado de alarma. Dicen que ese aislamiento es inhumano y perjudicial para su salud.

Tienen que ver a sus familiares a través de cristaleras, se comunican por cascos y teléfono móvil, a pesar de la avanzada edad de los ancianos.

Los familiares creen que la situación añade más sufrimiento a los mayores que viven en residencias aislados de sus seres queridos.: "Les genera unos daños tanto físicos como psíquicos absolutamente irreparables " asegura María José Carcelén, coordinadora de Residencias 5+1, quien recuerda que "son empresas privadas decidiendo sobre derechos fundamentales".

Riesgos de depresión, de ictus

Carcelén advierte de que este plan no solamente impide la salida al exterior. Se está poniendo en riesgo, dice la salud de los ancianos "depresión, ictus".

Nos puede volver a pasar lo de marzo asegura la coordinadora de estas residencias: " No fueron a los hospitales, en muchos casos han superado la enfermedad solo"

Además asegura que las medidas de prevención reales no se están tomando: "Los trabajadores vuelven de vacaciones y no le hacen PCR. Entran personas nuevas y no les hacen PCR. Alguien da positivo y solo hacen test a los contactos estrechos. Les castigamos con el aislamiento pero no les protegemos".

Para los ancianos esto es demoledor, afirma: " Piensan que sus familiares no les quieren. Se sienten solos. ¿Cómo nos sentiríamos nosotros? Su único nexo con la vida y su razón para vivir somos nosotros".

"Hay que protegerlos y hay que tener mucho cuidado en las visitas pero tienen derecho a ese contacto. Son ciudadanos de pleno derecho", añade María José Carcelén.

Publicidad