Espejo Público avanza en exclusiva que Bernardo Montoya, asesino confeso de Laura Luelmo, ha cambiado su versión. Después de reconocer que él mató a la joven ahora se declara inocente. Así se lo ha hecho saber a unos funcionarios de la prisión en la que está ingresado.

Estos funcionarios han trasladado la información a su director y éste a su vez ha dado curso a esta nueva versión. Montoya ha dicho que "tras meditarlo en mis horas de soledad he decidido cambiar mi versión porque no me voy a comer el marrón de Josefa. Tiempo atrás conocí a Josefa en el centro penitenciario del Puerto 3 y mantuve una relación con ella. Josefa se presentó en mi habitación con un martillo que tenía guardado en una caja de herramientas y le propinó a Laura un golpe en la cabeza".

Jose fa se ha mostrado ante Espejo Público "indignada" por las acusaciones de Bernardo Montoya.

La nueva versión de Montoya asegura que tras tres años sin saber nada de su expareja Josefa, ésta lo visita el pasado 12 de diciembre en su casa y que al verlo hablando con Laura por un ataque de celos le propina un golpe. Al parecer, le reprocha a Bernardo haberle alquilado la casa a Laura a cambio de mantener relaciones sexuales con ella y, siempre según su versión, es cuando él lleva a Laura a la habitación y Joséfa le propina dos golpes mortales.