La ingesta media diaria de azúcar en España se sitúa en los 71,5 gramos, que casi triplica el consumo medio máximo recomendado por la OMS, que es de 25 gramos diarios. Pero lo más preocupante es que una gran parte de la población consume azúcar sin saberlo.

Con el objetivo de divulgar los riesgos, las causas y las consecuencias para la salud que implican un consumo inconsciente y abusivo del azúcar, DKV Salud y Carlos Ríos, nutricionista, han lanzado el manifiesto «Por un consumo responsable de azúcar», que incluye un decálogo de compromisos y actuaciones para conseguir implementar políticas que reduzcan el consumo de azúcar y mejoren la salud pública.

Todos los nutricionistas coinciden en que no nos damos ni cuenta de que superamos los tres azucarillos recomendados al día. Así lo recuerda Laura Carreño Enciso, Presidenta del Colegio de dietistas y nutricionistas de Castilla y León. "Es adictivo, somos muy tolerantes con el sabor dulce. Cuando más tomo más quiero, y si nos falta nos vuelve irritables y nerviosos"

El objetivo no es demonizar el azúcar, sino poner el acento en las diferencias entre los azúcares intrínsecos (alimentos frescos y sin procesar como por ejemplo las manzanas, las naranjas y los plátanos), los azúcares libres (presentes de forma natural en las frutas y verduras cuando se procesan en zumos y purés) y los azúcares añadidos (agregados a los alimentos durante el procesamiento o preparación que tienen múltiples nombres como jarabe de maiz, dextrosa, fructosa, glucosa, sacarosa, lactosa , maltosa, jarabe de malta, melaza...).