Un sanitario realiza una prueba PCR a una mujer.

Publicidad

Coronavirus

Por qué es imprescindible conocer los orígenes de la pandemia del coronavirus

La expedición de la OMS a China sirvió para reforzar la hipótesis del origen animal de la pandemia. Determinar cómo surgió el coronavirus es vital para el tratamiento y la prevención.

Un año después del estallido de la pandemia del coronavirus, los orígenes del virus siguen siendo todo un misterio. El viaje que realizó el equipo de la Organización Mundial de la Salud a Wuhan en enero no ha servido para esclarecer cómo surgió el SARS-CoV-2, el nuevo coronavirus que provoca la COVID-19.

De acuerdo con las primeras investigaciones de las OMS, la única certeza es que lo más probable es que el nuevo coronavirus sea de origen animal, pero la organización no ha logrado identificar exactamente qué especie ha provocado la pandemia.

Pero más allá de los problemas para concretar todo lo que rodea a la pandemia, lo cierto es que determinar el origen del nuevo coronavirus será determinante a la hora de predecir futuras epidemias y, por tanto, para prevenir sus riesgos.

Prevención y tratamiento, claves para la comunidad científica

La pandemia del nuevo coronavirus no es la primera de la historia, pero tampoco será la última. Epidemiólogos, virólogos y médicos llevan meses alertando: el fenómeno volverá a repetirse en el futuro, independientemente de la magnitud que adquiera.

Así lo recuerda el investigador del CSIC Santiago Elena en una entrevista con 'Infosalus'. "Conocer el origen de esta pandemia nos dará pistas para evitar siguiente", ha señalado al medio.

La misión de la OMS en Wuhan también adquirió especial importancia para las investigaciones científicas, puesto que buscaba determinar en qué momento saltó el coronavirus del animal al humano, según aclara a 'Infosalus' el profesor de Microbiología de la Universidad Autónoma de Madrid, José Antonio López Guerrero.

Y aunque de momento se cree que ni murciélagos ni pangolines estuvieron detrás de este coronavirus lo cierto es que una investigación en el epicentro también puede aclarar el comportamiento de este tipo de virus en el cuerpo humano. Concretar el número de variantes, la tasa de mutación o el análisis de muestras biológicas pueden ser determinantes para secuenciar el virus. "Acercándonos a los primeros casos podemos tener una idea de cómo pudo surgir y desde dónde", sostiene López Guerrero en 'Infosalus'.

Concretar el origen acabaría con las conspiraciones

Sin embargo, la prevención no es el único factor importante en la investigación de la OMS. En el último año, millones de personas en todo el mundo niegan la pandemia y apuntan a teorías conspirativas acerca de una fabricación artificial del virus en un laboratorio chino o incluso de alguna empresa farmacéutica.

De ahí que averiguar el origen exacto del coronavirus sea vital para combatir la desinformación y el negacionismo, según coinciden los expertos consultados por 'Infosalus'.

La OMS y China siguen sin estar de acuerdo

La OMS reforzó la teoría sobre el posible origen animal del nuevo coronavirus tras su viaje a Wuhan, pero sigue sin cerrar la puerta a otras hipótesis. Así lo recordó el jefe de la misión, Peter Ben Embarek, que también habló de un posible origen en productos congelados durante la ruptura de la cadena de frío. Además, tampoco descartó que el virus pudiera originarse tras una incidencia en un laboratorio, si bien declaró esta opción "extremadamente improbable".

Precisamente, China sigue insistiendo en que el virus no surgió en su territorio. De hecho, atribuye la aparición de la COVID-19 a problemas de conservación de productos congelados procedentes de fuera del país asiático. Además, las autoridades chinas tampoco creen que las muestras de coronavirus halladas en murciélagos y pangolines sean idénticas a las del SARS-CoV-2, según señalaron tras el viaje de la OMS.

Publicidad