Día Mundial de la Ambliopía

El 'ojo vago' es la causa más habitual de la pérdida de visión en niños y afecta al 5% en edad preescolar

El 'ojo vago' consiste en la pérdida de visión de uno o ambos ojos por una falta de uso en el periodo de desarrollo visual.

Una niña en una revisión del oftalmólogo

Una niña en una revisión del oftalmólogo Pexels

Publicidad

El 'ojo vago' consiste en la pérdida de visión de uno o los dos ojos por una falta de uso en periodo de desarrollo visual y afecta al 5% de la población en edad preescolar.

La detección precoz es fundamental para la eficacia del tratamiento. Al ser una patología que comienza en edad infantil si no se diagnostica a tiempo se prolongará en la edad adulta. Su tratamiento es potencialmente curativo pero será más efectivo cuanto más joven se trate el paciente.

Cómo se detecta el ojo vago

La ambliopía se puede sospechar sin necesidad de acudir al oculista ya que los padres o los profesores pueden observar comportamientos extraños como que el niño no sea capaz de identificar a familiares en distancias largas o se acerque mucho a los objetos. Para la confirmación del diagnóstico sí es necesario acudir al especialista porque si el pequeño ve bien por uno de los ojos puede que llegue a desenvolverse con normalidad y no sea detectada hasta que se acude a una revisión con el pediatra, óptico y oftalmólogo.

El 'ojo vago' se debe a todas aquellas causas que durante los primeros años de la vida interfieran en el correcto desarrollo de la visión. Los dos grupos más importantes de patologías que provocarán ambliopía serán el estrabismo y los defectos refractivos (hipermetropía, astigmatismo, o miopía).

Para tratar el 'ojo vago' hay que estimularlo para que trabaje. La oclusión del ojo sano con un parche es la mejor forma, la más rápida, y universalmente aceptada. El tiempo de oclusión dependerá de la gravedad de ambliopía y de la edad del niño.

Con motivo del Día Mundial de la Ambliopía que se celebra este sábado, la Sociedad Española de Estrabología y Oftalmología Pediátrica (SEEOP) y la Sociedad Española de Oftalmología (SEO) recuerdan que todos los niños deberían realizar una valoración oftalmológica y exploración de la agudeza visual a los 4 años, y de esa manera realizar un diagnóstico precoz y poder tratar con garantías el ojo vago.

Publicidad