Las cámaras de la entidad graban la escena. La mujer saca dinero del cajero. Detrás de ella, un hombre que parece aguardar paciente a que le toque su turno.

Sin embargo, en el momento en que los billetes salen por la ranura del cajero, el individuo arrebata los billetes a la mujer y sale corriendo.

Gracias a esta grabación la policía identificó al hombre pero no pudo detenerle. Se trata de un hurto y no de un robo porque la cuantía sustraída es inferior a 400 euros.