Una persona poniéndose un lazo LGTBI

Publicidad

LGTBi

De rabino ultraortodoxo a mujer transgénero, así es la vida de Abby Stay

Cuando Abby Stay se declaró transgénero sufrió el rechazo de sus padres y de toda la comunidad jasídica ultraortoxa.

En resumen

  • Fue la primera persona transgénero en su comunidad jasídica

Había vivido gran parte de su vida como rabino ultraortodoxo, pero decidió seguir sus sentimientos, así comienza la historia de Abby Stay. Su padre, rabino también, siempre había querido tener un hijo, pero todos sus hijos eran niñas; hasta que llegó Abby. De esta forma explica qué se sintió culpable durante toda su infancia. "Lo siento mucho, pero no puedo darte lo que quieres", explicó a la BBC.

Ella siempre había tenido este sentimiento, pero nadie le explicó que había otras personas que se sentían igual que ella. Cuando creció decidió dedicarse a la religión, ya que no veía otra posibilidad.

A los 13 años celebró su 'bar mitzvah', donde pasa de ser un niño a ser un hombre. Su cultura y familia no le permitió aprender a hablar otro idiomas o tener otro tipo de conocimientos más básicos. Según Abby Stay, nunca vio cómo era el cuerpo de una mujer hasta que creció.

Tuvo un matrimonio concertado, del que salió un bebé y su mundo volvió a complicarse. Explica que quería darle una buena vida a su hijo, pero que ni ella sabía qué era eso. Siempre había sabido que era una mujer en un cuerpo de hombre.

Abby Stay consiguió acceder por primera vez a Internet y, a partir de aquí, abrió un mundo lleno de información. Vio que había más gente en su situación y decidió abandonar la religión y confesarle la situación a su mujer, algo que le costó la separación entre ambos y su hijo.

Decidió dejar su comunidad jasídica y abrirse a un mundo desconocido; decidió tomar las riendas de su vida. Sin embargo, sus padres dejaron de tener relación con ella. Y solo dos de sus diez hermanas le hablan.

"La vida es mejor de lo que habría podido imaginar. Antes siempre tenía depresión, pero desde que soy transgénero, no ha habido un día en que me haya despertado sintiendo que no tenía una razón para hacerlo", explica Abby Stay. Fue la primera persona transgénero en su comunidad jasídica. Y, aunque arriesgó y perdió a parte de su familia y de su vida, afirma que lo volvería a hacer.

Publicidad