La madre de Melyssa junto a la niña antes de la operación

Publicidad

LA OPERACIÓN DURÓ OCHO HORAS

Una niña de tres años puede comer y hablar por primera vez después de que le extirpen un tumor de más de dos kilos

El tumor había provocado que ya ni pudiera mantener erguida la cabeza e iba a morir en pocos meses porque iba a bloquear su respiración, pero no podía ser operada porque la familia carecía de dinero. Gracias a una campaña de Facebook, un médico vio su caso y se ofreció voluntario para realizar la intervención.

Melyssa Delgado Braga es una niña brasileña de tres años que ha sido operada con éxito en una cirugía a vida o muerte de un tumor en la cara de más de dos kilos. Los doctores estadounidenses que la han tratado explican que la masa crecía como "otra cabeza pegada a su mandíbula". De hecho, había desplazado su lengua hasta el punto de que la pequeña no podía masticar ni tragar, lo que le había provocado malnutrición.

Los cirujanos de Sao Paulo advirtieron a la familia de que era muy probable de que Melyssa muriera durante la operación porque el tratamiento afectaría mucho a su sistema inmune. Sin embargo, aunque el tumor comenzó en 2014, se había hecho tan grande que ya había destrozado su mandíbula y la niña ni siquiera podía sostener su cabeza erguida sin ayuda por el peso de la masa.

Gracias a una campaña en Facebook, un médico del Hospital del Estado de Luisiana se ofreció a operarla gratis. El equipo le quitó el tumor al completo durante una intervención en diciembre que duró ocho horas y que le ha permitido por primera vez comer, reír e, incluso, hablar.

"No habíamos visto un tumor tan grande hasta la fecha"

Su madre Carol, de 21 años, explica que querían operarla porque estaban desesperados por salvar la vida de su hija pero no tenían dinero ni siquiera para desplazarse a Estados Unidos, motivos por el que comenzaron la campaña 'Ajudem a Melyssa' en las redes sociales en noviembre, según recoge 'Daily Mail'.

El doctor brasileño Celso Palmieri, cirujano maxilofacial en el hospital estadounidense, vio noticias online sobre el caso y decidió ayudar. En un mes, Melyssa ya estaba siendo preparada para la operación: "No habíamos visto un tumor tan grande hasta la fecha". El doctor Ghali, que participó en la operación, señala que la transformación de la apariencia física de la paciente es muy notable. Sin la intervención, la niña se tendría que haber alimentado por un tubo y habría muerto en unos meses porque el tumor habría bloqueado su respiración.

La familia volverá a Brasil en unas semanas pero el viaje de Melyssa hacia su recuperación durará mucho más tiempo.

Melyssa junto a su madre después de la operación del tumor | LSU Health Shreveport

Publicidad