Adam Smith, un hombre de 37, encontró en el congelador de su madre el cuerpo de una bebé momificada que se encontraba dentro de una caja de cartón. El suceso ha tenido lugar en San Luis, EEUU.

La madre, que murió de cáncer a los 67 años, siempre había dicho que en esa caja había un pastel de bodas y nunca reveló a sus hijos el verdadero contenido.

Cuando Adam estaba limpiando el congelador le quiso mandar a su mujer una foto del pastel y se encontró con el bebé.

Adam ha cedido una muestra de su ADN a la policía que además, le ha interrogado durante horas. El departamento de Policía del Estado está intentando identificar a quién pertenece el cadáver.

Según ha desvelado en una entrevista, el cuerpo ver podría pertenecer a un hijo que tuvo su madre y falleció.