La Policía rusa ha detenido a una mujer de 49 años y su pareja en la región de Novgorod por el asesinato de su exyerno, Dimitry Bogdanov, de 32 años. La mujer confesó que le asestó hasta 27 puñaladas a la víctima y, a continuación, le cortó los testículos y los arrojó por la ventana.

Según recoge el diario 'Daily Mail', Bogdanov se encontraba tomando una copa con su ex suegra y su pareja cuando comenzaron a pelearse. Al parecer, ella le empezó a echar en cara que no pagaba la manutención de sus hijos y le acusó de no ayudar económicamente a su ex esposa.

La discusión desencadenó la ira de la mujer, que acabó apuñalando a su ex yerno. Cuando la víctima se desmayó, el novio de ella cogió el cucho y continuó el ataque. A continuación, le castró con un cuchillo de cocina y tiró sus testículos por la ventana de su piso.

Tras cometer el crimen, la mujer llamó a su hija para contarle lo ocurrido, quien alertó rápidamente a la Policía y procedieron a la detención de la pareja.