Una gran sorpresa fue lo que se llevó la camarera de un restaurante en el centro comercial Dubai Mall en Dubái cuando se encontró con una mochila con 50.000 euros y dos cheques por valor de 123.000 euros.

La empleada esperó a que el camarero volviera al restaurante pero al ver que eso no pasaba decidió llamar a la Policía. Los agentes le explicaron que la bolsa pertenecía a un broker ruso que no se dio cuenta de que había perdido la bolsa.

"Me quedé en la comisaría hasta que llegó el dueño. Me dio las gracias por devolver la bolsa. Dijo que estaba muy cansado y con sueño ese día y que no sabía lo que había sucedido", cuenta la trabajadora.

Aunque el incidente sucedió en abril, no ha sido hasta ahora cuando se ha dado a conocer al ser premiada por la Policía, según revela 'Gulf News'.