El presidente del Parlament, Roger Torrent, ha oficializado que propone al presidente del grupo parlamentario de Junts per Catalunya (JxCat), Jordi Sànchez, como candidato a la investidura, sin fijar aún la fecha del pleno.

Tras reunirse a lo largo de la jornada de hoy en su despacho de audiencias con el conjunto de líderes parlamentarios, Torrent ha confirmado a través de un comunicado su decisión de aparcar la candidatura de Carles Puigdemont y proponer a Jordi Sànchez, que cuenta con el apoyo de JxCat y ERC, aunque de momento no de la CUP.

Fue el propio Puigdemont quien planteó esta solución el pasado jueves, a la vista de que su investidura seguía bloqueada por las trabas legales.

Tras la ronda de consultas que ha mantenido con los grupos, Torrent ha comunicado que su candidato a la investidura ya no es Carles Puigdemont -que renunció a ello el pasado jueves- sino Jordi Sànchez, si bien no ha fijado aún la fecha del pleno.

Después de que la CUP decidiera el pasado sábado abstenerse en una investidura de Sànchez -que en tal caso no prosperaría, a menos que Carles Puigdemont y Antoni Comín renunciaran a sus actas de diputado y cedieran paso a otros miembros de sus listas que sí pudiesen votar en el hemiciclo-, JxCat se propone poder seducir a los anticapitalistas con una nueva propuesta de acuerdo.

Eso requiere tiempo: mañana o el miércoles por la mañana como muy tarde, según Artadi, JxCat trasladará un nuevo borrador de acuerdo a la CUP, por lo que ha pedido a Torrent que el pleno de investidura no tenga lugar al menos en las próximas 48 horas.

Por su parte, la secretaria general de ERC, Marta Rovira, y el exconseller Raül Romeva ha trasladado a Torrent que hay "un preacuerdo" con JxCat que incluye la investidura de Sànchez. Para Rovira, resulta prioritario que haya lo antes posible "una investidura efectiva que permita disponer de un gobierno efectivo" y, aunque Sànchez permanece en prisión preventiva, no hay ningún impedimento legal para que no pueda defender su candidatura.

Mientras tanto, la CUP sigue manteniendo que se abstendrá en la investidura de Sànchez, no porque vete su nombre sino porque el desacuerdo programático con JxCat y ERC es radical. El jefe de filas de la CUP en el Parlament, Carles Riera, ha retado a Torrent a "desobedecer" y permitir el voto delegado de Puigdemont y Comín, para que así los votos a favor de JxCat y ERC sean suficientes para investir a Sànchez.

La última en reunirse con Torrent, tras una intensa jornada de consultas parlamentarias, ha sido la líder de Ciudadanos en Cataluña, Inés Arrimadas, que ha tildado a Torrent de "emisario de Puigdemont", ya que ejecuta sus órdenes, y le ha pedido "realismo" y que "abandone la farsa" de proponer a Sànchez.

El primer secretario del PSC, Miquel Iceta, ha considerado "inviable" la investidura de Sànchez, ya que "no podrá desarrollar con plenitud sus funciones", y ha señalado que a Cataluña "no le conviene nombrar un presidente en prisión preventiva".

El presidente del grupo parlamentario de Catalunya en Comú-Podem, Xavier Domènech, ha reiterado ante Torrent su 'no' a la investidura de Sànchez y ha apreciado en JxCat y ERC una "falta de voluntad de gobierno" al no proponer un president "efectivo".

El líder del PPC, Xavier García Albiol, ha exigido a Torrent que "no tense más la cuerda" y no acepte ninguna candidatura de un diputado que tenga "hipotecas con la justicia", ya que generaría más "problemas de convivencia" y estaría "condenada al fracaso".

Por otra parte, un nuevo informe de los letrados del Parlament avala la reforma de la ley de la presidencia de la Generalitat, impulsada por JxCat, aunque deja claro que no podría admitirse a trámite si la "finalidad instrumental" fuera investir a Puigdemont y descarta un procedimiento de urgencia.