CONGRESO DEL PP

Rajoy se muestra abierto al diálogo, pero matiza: "No se puede tomar como una herramienta para el desmantelamiento de lo conseguido"

El presidente del Gobierno ha clausurado el congreso nacional de su partido centrando su mensaje en la necesidad de diálogo para poder mantener la estabilidad del país. Por ello, ha dejado la pelota encima del tejado de la oposición que, en su opinión, "ahora tiene una oportunidad de oro para demostrar que las mayorías absolutas no son necesarias". En los límites de este diálogo está la situación en Cataluña, ya que no va a "comerciar" con ella.

Publicidad

El líder del PP, Mariano Rajoy, ha apelado a los partidos de la oposición a que sean proclives a llegar a acuerdos porque ha subrayado que eso "no es vender favores al Gobierno", sino pactar para atender las necesidades de los españoles y hacer posible la gobernabilidad.

Rajoy ha lanzado este mensaje en su intervención de clausura del XVIII congreso nacional del PP en el que este sábado fue reelegido en su cargo de líder de este partido. El jefe del Ejecutivo ha recalcado que, tras muchos meses de incertidumbre, lo más importante es "que el Gobierno pueda gobernar", y ha resaltado que el Ejecutivo está obligado a dialogar "en el mismo grado que los demás".

"Todos estamos llamados a influir en las políticas, el Gobierno está obligado a dialogar en el mismo grado que los demás y el diálogo exige interlocutores", ha subrayado. Por ello, entiende que la oposición tiene ahora "una oportunidad de oro para demostrar que las mayorías absolutas no son necesarias". No obstante, previene señalando que "abandonar las reformas sería ponernos zancadillas a nosotros mismos", y ha zanjado señalando que "el diálogo no se puede tomar como una herramienta para el desmantelamiento".

Contra la independencia de Cataluña

Durante su discurso, Rajoy ha asegurado que no va a "tratar ni comerciar" sobre un proceso secesionista que "pasa por encima de la Constitución", conduce a la "fractura de España" y a la "liquidación de la soberanía nacional".

"Nadie nos puede pedir que seamos cómplices de esa arbitrariedad y no lo vamos a hacer", ha remarcado el líder el PP, y ha insistido en que el proceso secesionista catalán "es un disparate". Rajoy ha advertido, además, que "un proceso de secesión no es una poda agradable hecha por un jardinero, por un amable jardinero, sino un amputación terrible y dolorosa que no hay cirujano que salve".

Y ha incidido en que nadie puede reclamar, y menos un responsable político, al Gobierno, que incumpla la Constitución y la ley, que es lo que supondría separar Cataluña de España cuando la soberanía corresponde a todos los españoles. "No vamos a admitir la celebración de un referéndum que prohíbe nuestra Constitución, busca la independencia de Cataluña y la independencia de España", ha reiterado.

Agradece su labor a Aznar

En el arranque de su discurso, Rajoy ha recordado al presidente fundador del PP, Manuel Fraga, "hombre clave del partido" y para la democracia española, ha dicho. Y a continuación ha citado "con gratitud" a José María Aznar. "Sus años como presidente son un orgullo para el PP y sus años de gobierno son una herencia de la que nos hemos beneficiado todos los españoles", ha añadido.

Aznar está ausente del congreso y han sido escasas las referencias públicas a su persona, al margen de las preguntas de los periodistas a algunos dirigentes 'populares' al arranque el viernes de este cónclave.

El expresidente apareció únicamente en un vídeo emitido que repasa los 40 años de historia del PP, aunque su presencia es menor que la del propio Mariano Rajoy, quien además ha sacado de su nueva Ejecutiva a las personas próximas a Aznar que quedaban en esa dirección, como Ana Botella, Alberto Ruiz-Gallardón o Juan José Lucas.

Aquí puedes ver el discurso completo de Mariano Rajoy:

Publicidad