El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, ha señalado que una negociación de gobierno es "algo serio" y ha instado al PSOE a no usar los medios de comunicación para ofrecer propuestas y lanzar ultimátums, pues ya ha avisado de que su formación no entrará en esa "dinámica de partido de ping pong": "Hemos escuchado en los últimos días elementos contradictorios, hemos escuchado al Partido Socialista decir que un gobierno de cooperación era lo de la Comunidad Valenciana, lo cual nos parecía razonable, y después han dicho que el problema no eran los ministros que el problema era yo, después dicen que no, que el problema es si son los cargos intermedios. Cada día dicen cosas diferentes a través de los medios de comunicación". Al preguntarle por la reunión de Sánchez y Casado, y la frustrada con Rivera, Iglesias ha propuesto e los periodistas que le pregunten si es que se está "trabajando" la investidura con ellos y no con Podemos.

En declaraciones a los medios tras reunirse con UGT y CCOO, el líder de Podemos ha garantizado que serán discretos en la negociación para "mantener la confianza". Según ha explicado, las reuniones que mantengan ambos partidos han de servir primero para definir los programas y después será el momento de elegir los equipos en un gobierno de coalición. Y, además, debe haber "respeto", ha añadido. Para el secretario general de Podemos, eso implica en primer lugar hablar de programa, y ahí ellos quieren poner sobre la mesa la fiscalidad, la temporalidad, la precariedad en el empleo y "como mínimo" la derogación de la Reforma Laboral del PP de 2012. Tras esto, añade, vendrá el momento de hablar de "garantías" y ahí entra negociar equipos "para implementar un programa de gobierno izquierdas".

LOS SINDICATOS, A FAVOR DE UN GOBIERNO ESTABLE DE IZQUIERDAS

Los secretarios generales de CCOO, Unai Sordo, y de UGT, Pepe Álvarez, tras la reunión han defendido un acuerdo de izquierdas estable que asegure un gobierno que pueda llevar a cabo las medidas que no se pudieron aprobar en los meses anteriores de Pedro Sánchez sin mayoría, después de la moción de censura.