El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, y la portavoz en el Congreso de la formación morada, Irene Montero, preguntarán a las bases del partido si creen que deben seguir en sus cargos o si por el contrario deben dimitir, después de conocerse que compraron una casa con una hipoteca de 540.00 euros.

Ambos políticos han defendido en una rueda de prensa la "coherencia" del ideario de Podemos con la adquisición del debate, pero ante el debate público generado han apostado por trasladar la pregunta a la militancia.

"Si nos dicen que hemos de dimitir, dimitiremos"

"¿Consideras que Pablo Iglesias e Irene Montero deben seguir al frente de la Secretaría General y de la Portavocía parlamentaria de Podemos?", preguntarán a las bases del partido, que deberán de responder si siguen o si deben dimitir.

"Les toca a ellos decidir si somos dignos de seguir", ha dicho Pablo Iglesias, que ha añadido: "Si nos dicen que hemos de dimitir, dimitiremos". Antes de la rueda de prensa, Podemos había enviado a sus inscritos un correo electrónico en el que denuncia una campaña de "acoso y destrucción reputacional" a raíz de las informaciones sobre la compra del chalet.

"No te metas en política. No te metas en Podemos. Ya has visto lo que hemos hecho a Irene Montero y a Pablo iglesias y el siguiente puedes ser tú", señala en forma irónica el mensaje titulado "No te metas en política, primer aviso".

La decisión de Iglesias y Montero, que en otoño serán padres de mellizos, se produce después de que se hiciera pública la compra de una casa unifamiliar en la sierra norte de Madrid y la hipoteca de 540.000 euros que habían solicitado al 50% para pagarla. La difusión de esta noticia, acompañada de los fotos internas y externas de la vivienda, dio paso a un gran debate, plagado de críticas, en los medios y en la calle sobre si era coherente con sus planteamientos políticos la decisión adoptada.