120.00

Publicidad

Operación Kitchen

El exministro del Interior Jorge Fernández Díaz dice que fue una "deslealtad" si sus subordinados espiaron a Luis Bárcenas

El exministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, dice ante el juez que lo que sabe de la llamada Operación Kitchen, el supuesto espionaje al extesorero del PP Luis Bárcenas, es por la prensa. La fiscalía ha pedido que le incauten el móvil al decir negar que los mensajes exhibidos por su número 2 sean suyos.

El exministro del Interior Jorge Fernández Díaz ha declarado que no sabía nada del supuesto espionaje a Luis Bárcenas durante el interrogatorio del juez tras citarle como imputado en la pieza Kitchen. Según fuentes presentes en la declaración Fernández Díaz ha calificado de deslealtad de sus subordinados el que no le hubieran informado. Estas afirmaciones se producen un día después de que quien fuese su número dos dijese que estaba al tanto de la operación, aunque la enmarcó dentro de la legalidad.

"Estoy muy dolido con Martínez"

El exministro ha dicho que se enteró por la prensa de este supuesto operativo policial, que solo sabía del que llevaba la UDEF (policía especializada en delitos económicos) sobre el dinero del extesorero del PP Luis Bárcenas. Ha añadido que su exsecretario de Estado faltó a la verdad cuando declaró que él estaba al corriente y no reconoce los mensajes exhibidos por Francisco Martínez. Ha llegado a decir que está "muy dolido con Martínez".

Ha exculpado al entonces presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y a la secretaria general del Partido popular, María Dolores de Cospedal.

La versión del secretario de Estado de Seguridad

El entonces secretario de Estado de Seguridad Francisco Martínez, también imputado, contó al juez que el exministro conocía esta supuesta operación y que él mismo le pidió que comprobase si el chófer de Bárcenas, que actuó como confidente en Kitchen, era colaborador policial. Eso sí, Martínez aseguró que nunca interpretó que se hiciese nada ilegal y matizó que lo que realmente se pretendía era localizar la fortuna oculta de Bárcenas en el extranjero y a sus testaferros, al tiempo que negó que la operación se bautizase con el nombre de Kitchen.

Fondos reservados y mensajes de móvil

Sin embargo, lo que los investigadores sospechan es que esa supuesta operación parapolicial de espionaje a la familia de Bárcenas, pagada con fondos reservados, tendría como objetivo hacerse con documentos comprometedores para dirigentes del PP. Es más, el magistrado, que enmarca la operación entre el 11 de enero de 2013 y el 18 de noviembre de 2016, cree que desde el Ministerio del Interior se habría "coordinado toda la operativa, presuntamente con la participación directa del ministro y actuando por delegación de éste, al parecer, el secretario de Estado de Seguridad". Y ve "especialmente revelador" del presunto conocimiento de la excúpula del Ministerio, el pago con fondos reservados al entonces chófer de la familia Bárcenas. Para citar a Fernández Díaz, el juez tuvo en cuenta una serie de mensajes que supuestamente se cruzó con Martínez y que éste registró ante notario porque, dijo, le dolió que, tras su imputación, el exministro asegurase que no sabía nada del caso y se limitase a pedir respeto a su presunción de inocencia. Ante la declaración del exministro la Fiscalía Anticorrupción ha pedido al juez del caso Villarejo que acuerde la incautación del teléfono móvil de Fernández Díaz para poder comprobar si el estilo de sus mensajes se asemeja a los que aportó el que fuera su segundo.

Publicidad