1. Utiliza el combustible con las propiedades aconsejadas por el fabricante del coche (y no superior)

Por ejemplo, utilizar gasolina de 98 octanos pudiendo usar la de 95 en coches que admiten esta última es tirar el dinero, puesto que no aporta más prestaciones o mejor rendimiento.

2. Busca una gasolinera barata

Compara los precios de gasolineras en ruta o cercanas a tu domicilio.

3. Reduce peso y sube las ventanillas

No lleve instalados portabicis cuando no los necesites. Estos aparatos perjudican seriamente la aerodinámica, y pueden hacer aumentar el consumo en más del 20%. De igual modo, circular con las ventanillas bajadas también aumenta el consumo. Use mejor la climatización del coche.

4. Controla la presión de los neumáticos

Circular con menos presión en las ruedas del recomendado por el fabricante aumenta el consumo un 1% por cada 0,1 bares de presión menor a la adecuada, y en un año o 20.000 km, el gasto extra medio será de entre 80 y 100 euros más que con las ruedas con la presión correcta. Además por tu seguridad, comprueba el desgaste de tus neumáticos.

5. Olvídate de los "productos milagro"

Los imanes, aditivos y demás productos milagro no funcionan. Si fuera tan fácil reducir el consumo de un coche como colocar un imán en el motor, los fabricantes lo instalarían de serie.

6. Apaga el motor del vehículo en las paradas prolongadas

Apaga el motor en paradas largas, como por ejemplo en un atasco. Un coche parado en punto muerto consume entre 0,5 y 1 litro de combustible por hora. Si se para con mucha frecuencia, puede llegar a ser una cantidad de dinero importante.

7. Conduce con suavidad, evitando los tirones y los acelerones bruscos

Conduce sin apurar las marchas, manteniendo el motor a bajas revoluciones y evitando realizar acelerones bruscos. Usa el acelerador con suavidad y resístete a la tentación de abusar del pedal. Siempre que sea posible, retira el pie del acelerador, cuanto menos pises el acelerador, menos consumirá el vehículo.

8. Vigila los límites de velocidad

Además de no ser pillado por los radares y ahorrarte dinero en posibles multas, reducirás el consumo del automóvil.

9. Si vas a cambiar de coche, piensa en la posibilidad de comprar un automóvil ecológico

Eléctricos, híbridos, híbridos enchufables... En todos ellos, el coste de combustible es más barato que el de los de motor tradicional equivalente.

10. Elige un coche con una potencia máxima acorde a lo que vas a necesitar

Una potencia elevada, además de aumentar el precio de compra del coche, eleva el consumo de combustible en todas las condiciones.

Cómo ahorrar hasta 300 euros en combustible

Además, la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha realizado un estudio de precios de combustible en el que identifica ahorros significativos de hasta 300 euros para los vehículos de gasolina y 250 euros para los de diésel. Los resultados se publican en el numero de septiembre de la revista OCU-Compra Maestra.

Para llevar a cabo este estudio, la OCU ha considerado el caso de un automóvil con el que se recorren 20.000 kilómetros al año, considerando un consumo de 7 litros cada 100 kilómetros para un vehículo de gasolina y 6 litros si es diésel.

Los datos señalan que las gasolineras de supermercado y las de autoservicio han resultado ser las que ofrecen mayor ahorro siendo las cadenas Bonarea y Gmoil las que tienen las estaciones de servicio más baratas. Sin embargo, estas cadenas no tienen presencia en todo el territorio español. Alcampo y E. Leclerc son las que mayor ahorro ofrecen entre las más conocidas.

Las gasolineras autoservicio o automáticas, que son aquellas que no disponen de personal ni para el servicio ni para el cobro, también ofrecen precios económicos. Según el estudio de OCU, entre las gasolineras autoservicio destacan Petropix, Campsa Express y Gasexpress y Ballenoil. En este tipo de estaciones no hay personal de caja, por lo que el cliente se sirve y paga él mismo. El número de estaciones de servicio automáticas no ha parado de crecer desde que en 2013 se facilitara su apertura.

Al analizar los datos recogidos en cada provincia, comparando la más cara con la más barata, el resultado del ahorro medio que puede obtener el consumidor es del 17% en gasolina y del 18% en diésel. En algunas provincias el ahorro puede ser mayor.

En Gerona, por ejemplo, para los automóviles con motor de gasolina el ahorro puede ascender hasta un 26%. El mismo porcentaje que se encuentra en Granada para motores diésel. En el caso de Canarias el ahorro medio llega al 34% debido a factores como la insularidad, los costes de distribución y la fiscalidad especial aplicada en las islas. Las provincias en las que menos ahorro se puede conseguir son Teruel y Lugo para el caso de la gasolina con un ahorro del 10% y esta misma provincia gallega para el caso del diésel con un ahorro del 11%.