Barcelona declara la guerra a los 'bicitaxis'. El Ayuntamiento de la ciudad calcula que en la actualidad hay más de 3.000 circulando por la ciudad, pero solo 500 tienen licencia para poder operar. El consistorio cree además que este transporte está pensado únicamente para los turistas y que no ayuda en nada a la movilidad de los que viven allí, por eso ha intensificado el control de los 'bicitaxis' que circulan por la ciudad. El teniente alcalde, Jaume Collboni y la concejal de Movilidad, Rosa Alarcón, han anunciado que el Ayuntamiento quiere "reducir drásticamente" el número de estos vehículos. Collboni defiende una movilidad sostenible en la ciudad para tener un turismo de calidad: "Barcelona no es Bombay. Aquí hay carriles bici que son para bicis; aceras para peatones, y un modelo de turismo que queremos que sea de calidad y respetuoso".

En julio confiscaron 122 vehículos, el doble que en el mes de junio, en total circulan unos 2.000, de los cuales sólo 510 están inscritos en el registro municipal. Los Agentes de la Guardia Urbana vigilan a los 'bicitaxis' para que cumplan la Ordenanza de Peatones y Vehículos. En esta norma se recoge que deben estar registrados, tener seguro y circular por los espacios correspondientes, según Collboni estos vehículos están en un "limbo legal". Los vehículos de dos ruedas y vehículos de movilidad personal (VMP) han incrementado y con ellos las denuncias interpuestas por la Guardia Urbana, 6.525 entre enero y julio de este año.