Precio de la energía

El aumento del precio de la energía en Europa eleva el turismo climático en la costa alicantina

Se espera que este año, con la subida de precios en la energía, el turismo aumente durante el invierno en la costa alicantina, debido a la calidez del clima mediterráneo.

Publicidad

Para muchos jubilados británicos y del centro y norte de Europa, pasar el invierno en la costa de Alicante es algo casi habitual, ya que el clima mediterráneo durante estas fechas no tiene comparación a sus destinos residenciales. Sin embargo, en esta temporada de crisis que se vive, pasar aquí el invierno viene con un plus inesperado.

Tal y como se encuentra la situación en Europa por el aumento de precios de la energía, gran parte del sector residencial se plantea si este tipo de turismo se ampliará los próximos meses para quienes buscan, además de temperaturas más suaves, un ahorro energético.

Durante este mes de noviembre y de cara a diciembre, enero y febrero –los meses más duros del invierno europeo– "veremos cómo se comportan los mercados y si vemos diferencia respecto a otros años", asegura Nuria Montes, secretaria general de la patronal hotelera Hosbec, a EFE en referencia al turismo energético.

Los apartamentos y su plus de invierno

En la costa alicantina ya se ha empezado a detectar algunas reservas de una semana de duración a las que la Asociación de Apartamentos y Viviendas de uso turístico de la Comunidad Valenciana (APTUR CV) ve como una toma de posición de cara a pasar una estancia más larga durante los meses de invierno por parte de nuestros vecinos europeos.

El presidente de la asociación, Miguel Ángel Sotillos, afirma a EFE que, en cuanto llegue el frío, estas expectativas del sector se podrán confirmar o no, ya que Alicante es un destino acostumbrado al cliente de invierno de larga estancia y es difícil determinar la influencia del alza de los costes energéticos en la decisión del viaje.

"Previsiblemente, conforme vaya haciendo frío en el centro y norte de Europa, buscarán lugares más cálidos o de nivel más económico, al menos es lo que esperamos. Dependerá de si el frío termina de llegar y si el precio de la energía sigue alto", comenta.

Durante el mes de octubre se dieron algunas reservas por la costa mediterránea de escandinavos o alemanes en zonas a las que habitualmente no suelen acudir durante ese periodo de tiempo, como es el caso de Benidorm. Sin embargo, Sotillos considera que se trata de primeras estancias para dar una mirada a la zona "a ver si les gusta y no venir a ciegas" en la temporada de invierno.

En la región hay dadas de alta unas 80.000 viviendas turísticas y de ellas alrededor de 50.000 están en alquiler en cualquier periodo del año, por lo que asegura que hay viviendas suficientes "para todos los turistas europeos que quieran venir a hibernar".

Hasta que no llegue "la primera factura" a los hogares de nuestros vecinos europeos, no se podrá confirmar si ese turismo energético elige la Comunitat este invierno y si "ese plus" de turismo se convierte en realidad.

Publicidad