Vértigo en estado puro. "Esto resbala mucho, sin guantes es mucho mejor", afirmaba Marcin Banot mientras escalaba la noria.

Este es el nuevo reto de Marcin, alcanzar la cima de una noria en la ciudad de Elektrenai en Lituania: "No me ha gustado subir por aquí. Tuve que usar el muslo y no es buena señal. Estoy paranoico, no se ve un trozo de metal, no quiero darme con él."

Conocido como el hombre araña, ha conseguido su nuevo objetivo, a pesar de la resbaladiza plataforma, sin la utilización de guantes y únicamente a través de sus manos y pies.

A pesar de los continuos obstáculos en forma de cables y otras barras metálicas, además de no tener ningún dispositivo de seguridad, alcanzó la meta marcada para el disfrute de las personas allí presentes.

Primero Varsovia, después Barcelona y ahora Elektrenai, todas las ciudades con el mismo final.

También te puede interesar...

La escalada deportiva, un espectáculo televisivo que estará en Tokio 2020