El Gran Premio de Italia tampoco le ha ido muy bien a Carlos Sainz que ha visto como se tenía que retirar por segunda vez consecutiva en este mundial. El problema lo provocó una tuerca mal colocada en la rueda delantera derecha de su monoplaza durante un 'pit stop'.

El madrileño con cara de disgusto explicó a los medios el problema, que todo se reduce a un malentendido. "Se ha puesto el semáforo en verde y yo pensaba que el coche estaba para ir, luego han puesto rojo, han subido el coche, han vuelto a atacar la rueda, lo hemos vuelto a bajar, en ese momento parecía que estábamos listos para irnos... ha sido un desastre", analizaba el piloto de McLaren, a lo que también disculpó del problema a su escudería:"En los 'pit-stops'... somos todos humanos, cometemos errores, igual había algo roto".

Por otro lado, la carrera estaba yendo de manera formidable para el joven de 25 años. En el momento del abandono iba sexto por delante del Red Bull de Alesander Albon. "Albon no me podía pasar cuando me ha cogido con la blanda, y creía que con la media podía ir más rápido, también tuve problemas después con un toque con él en la parte trasera del coche, que perdimos una pieza que nos quitaba 2-3 décimas por vuelta", comentó el piloto.

Desde luego ha sido un fin de semana de carreras para olvidar, el propio piloto estaba entusiasmado con la carrera que estaban completando los de McLaren. "Estaba todo yendo bien, El Red Bull este fin de semana era superior, pero tampoco tanto como en otras carreras. Lo podía aguantar detrás, me da rabia... Teníamos a Albon controlado y parece que Verstappen no hubiera llegado", concluye resignado.