Dentro del Mundial de Motociclismo no es necesario el carnet de moto, al contrario de lo que sucede en la calle, por lo que Marc Márquez no tenía la necesidad de someterse al examen ni teórico, ni práctico.

Sin embargo, el piloto español quería tener la posibilidad de conducir una moto fuera de un circuito y se ha visto obligado, como cualquiera, a sacarse el carnet: "Era más por pereza que por otra cosa, sobre todo el teórico. Llegué allí, la examinadora, la fotito con el niño...firmando un póster y otro, y pensé ahora firmará y ya está, pero no, me dijo que me pusiera el casco, las protecciones y lo hiciera".

Además, hubo tiempo para bromas: "Esperaba más de ti, me dijo el examinador", recalca Márquez entre risas, quien por cierto, todavía no se ha comprado la moto.