Charles Leclerc se ha consumado como la joya monegasca de Ferrari, que logró este domingo su segunda victoria consecutiva, esta vez en el autódromo de Monza, la casa de Ferrari, en su primer año con la escudería italiana. Tal proeza ya la realizó el español Fernando Alonso, por ello muchos en Italia le ven como el nuevo 'Nando'. Por ahora, sólo ha roto la sequía de nueve carreras sin que un coche rojo se subiera a lo más alto del podio en este trazado.

El joven piloto de 21 años sufrió hasta el final, fue fuertemente presionado por las balas plateadas del británico Lewis Hamilton y el finlandés Valtteri Bottas, para conseguir su segunda victoria consecutiva.

La locura se desataba en el 'templo de la velocidad' cuándo consiguió el sábado la 'pole', después al defender la primera posición ante los ataques de Hamilton en la salida del GP de Italia. Mientras, su compañero de equipo, el alemán Sebastian Vettel, vio como se le iba yendo el Gran Premio al ser adelantado por su compatriota Niko Hulkenberg, a lomos de un Renault, en la primera vuelta.

Poco después logró deshacerse de éste sin problemas, pero cometió un error en la vuelta 6 que terminó condicionando su carrera. Vettel derrapó en la curva Ascari y al volver a pista se tocó con el canadiense Lance Stroll. En esa acción rompió el alerón y los del circuito le sancionaron con un 'stop and go' -parada obligatoria de diez segundos en boxes-, por lo que perdió las pocas opciones que le quedaban. Otro error en Monza, como la pasada temporada, que marca al alemán.

La lucha por la victoria se quedó en tres pilotos. Leclerc lideraba, seguido de cerca por Hamilton pero al no poder llegar a distancia de DRS paró en la vuelta 20 a cambiar de neumáticos. Una mala decisión de cara al final de la carrera. El monegasco sustituyó también las gomas, pero se decantó por los duros. Ambos salieron muy pegados de boxes, mientras Bottas alargaba su parada.

Hamilton lo intentó aprovechando el tiempo que perdió Leclerc al adelantar a Hulkenberg, pero el monegasco le cerró en exceso en la frenada de la segunda 'chicane', lo que provocó que pisase la hierba y se fuera recto. Sin sanción para los comisarios, pero si sacaron la bandera blanca y negra -advertencia-.

El piloto de McLaren Carlos Sainz estaba firmando una gran carrera, rodando sexto, hasta que se vio obligado a abandonar. Por lo visto, le tocó al 'tuercas' del equipo que no debió apretar bien la rueda delantera derecha. Un jarro de agua fría para el piloto madrileño que vio como se le escapó una gran oportunidad de sacar ventaja en la clasificación general, sin embargo suma dos abandonos consecutivos.

A logar de la carrera, Hamilton empezaba a acusar problemas de potencia en su Mercedes y no podía dar caza al jovén de Ferrari, que cometió un error al pasarse de frenada en la vuelta 36. Pero los problemas para el inglés no se quedaban aquí, sus gomas no daban para más a nueve vueltas del final y se pasó en la primera 'chicane'. a todo esto, su compañero de equipo, Bottas, aprovecho el desliz para adelantarse y colocarse segundo.

Monza dejó emoción hasta el final en la lucha por la victoria, sobre todo para los ferraristas, pero esta también la vivieron en Renault, que lograron la cuarta y quinta posición.

La carrera de este domingo consagró al joven Leclerc como el líder de Ferrari. El monegasco respondió en la cita más importante del año para la escudería italiana y adelantó a Vettel en la general del mundial de pilotos; decantando al completo una lucha interna que también tiene ganada en la clasificación.