77.013167

Publicidad

Fútbol

El testimonio póstumo de David Díez grabado 23 días antes de morir de cáncer: "Si me quedo con algo es con mi hija, llevo diez meses disfrutándola"

A David Díez de la Crurz, exfutbolista y entrenador del fútbol madrileño, le diagnosticaron un cáncer con metástasis en 2019. Más de un año después grabó este estremecedor vídeo para despedirse de su mujer y su hija de diez meses. Murió 23 días después de grabarlo.

"Mi nombre es David Díez de la Cruz y tengo un cáncer gástrico con metástasis bastante avanzado. Tengo 35 años, soy un chavalín". De esta forma arranca David Díez de la Cruz, exfutbolista y entrenador del fútbol madrileño, su estremecedor testimonio póstumo sobre el cáncer con metástasis que le diagnosticaron en 2019.

David moría 23 días después de grabar este vídeo, en el que agradece la ayuda de su familia y da un ejemplo de vida y de cómo afrontar esta terrible enfermedad.

"El 16 de abril me hicieron una gastroscopia y encontraron que tenía un tumor maligno en estado avanzado. Al principio lo consideramos una lucha y queríamos conseguir una victoria en ese partido, todo muy enfocado en el fútbol porque yo he jugado desde los siete años, pero han ido pasando cosas: nació mi hija y lo disfruté muchísimo durante el mes que me dejaron libre, pero después me quitaron el estómago en una operación bastante agresiva dicho por todos los médicos. Me quitaron también el bazo, parte del hígado que tenía un poquito de metástasis y muchos ganglios que estaban afectados. Parecía que con eso se iba acabando todo, me dieron un poco de quimio y de radio y justo en el último tac de control, en el que parecía que me iban a dar el alta, se encontraron con que había que volver a empezar", explica David en este testimonio póstumo.

A partir de ese momento, David explica que quiso ver al cáncer como uno más en casa.

"El partido de vuelta iba a ser duro, porque ya encontraron la metástasis en los pulmones y sobre todo en la arteria pulmonar y en la arteria aorta. A partir de ahí ya no lo vi como una lucha, sino como una convivencia. En esta casa nos hemos juntado cuatro. Bueno, es que nos hemos casado en plena pandemia, que también fue una cosa superbonita y superespecial. Nos hacía ilusión y lo queríamos de otra forma, pero viendo que el tiempo corre, que estamos en el minuto 90 largo y que se empieza a complicar el partido, lo hicimos más rápido. Aun así yo creo que sigue habiendo tiempo y la prórroga sigue existiendo. Nos casamos y ya conviví con mi mujer, mi hija pequeña y el tumor, que no hay que verlo como una cosa mala, nosotros por lo menos lo intentamos dentro de la mierda, de la impotencia, de la rabia que te da tenerlo con 35 años y saber que tu vida se está acabando. Aun así creo que hay que empezar a naturalizar mucho más la muerte de lo que la gente lo hace, porque igual que me voy a morir yo os vais a morir todos", aseguraba David.

David hace un llamamiento a disfrutar de la vida y reconoce que su hija es lo mejor que le ha pasado.

"Os recomiendo que viváis, que disfrutéis. Yo ahora mismo un paseo con mi hija es lo que más disfruto y no pasa nada. Los días que estoy mal porque me han dado quimio me siento o me tumbo, porque la quimio al final es una resaca, una cosa que no te deja moverte, como si te pasa un camión por encima. El cuerpo es sabio y la sonrisa de la pequeña te hace levantarte antes", indica David.

"Si me quedo con algo es con mi hija, que llevo diez meses disfrutándola dentro de que he estado muy jodido. Aun así hay muchos momentos muy bonitos con ella. Los tengo guardados", explica David.

Horas después de esta grabación, David ingresó en el hospital y ya no salió. Quiso dejar este vídeo para que su voz no se olvide, para que su hija siga escuchándole.

Publicidad