La espectacular salida es al más puro estilo Le Mans: deben ir corriendo hasta sus bicicletas. Pedalean de día... y de noche.

María José Silvestre ha hecho historia: es la primera española en disputar esta prueba y conseguir la victoria. "Es inexplicable estar allí y subir en el podium, ver a toda tu gente allí aplaudiéndote... bueno, me satisface muchísimo la verdad".

La misma gente que le ha recibido en su tierra, Bocairent, no da crédito. Para esta hazaña ha tenido que dedicar muchas horas de entrenamiento: "Antes de empezar a trabajar, en el mediodía en la hora de comer y al final cuando termino la jornada laboral".

Un entrenamiento... a deshoras

"Salgo a las 9 de la noche o las 10, hasta las 5 de la mañana", dice sobre su entrenamiento.

Ha completado 636 km con una ventaja de 28 vueltas sobre la segunda clasificada. Y no lo tuvo fácil, ya que sufrió el robo de su bici cuando estaba preparándose para la prueba: "Cuando estábamos cargando la bici en el portabicis del coche, pasó un chaval y me cogió la bici".

Pero esto nunca hizo que se rindiera y siguió luchando: "Mi sueño era llegar a Le Mans". Veremos si puede seguir cumpliendo sus sueños.