En la primera carrera por el Amazonas ha corrido uno de nuestros especialistas, Chema Martínez. Una carrera en la que el objetivo es sobrevivir.

80 kilómetros corriendo por la selva amazónica. Una carrera espectacular de una dureza extrema.

"Es selva y cataratas, cataratas de 700-800 metros. Ha sido de las mayores locuras que he hecho, y fíjate si he hecho a lo largo de mi vida", afirma Chema.

"Ha sido un infierno con lluvia". Eso lo complicó más todavía, el barro por el que era casi imposible correr hizo que en las dos primeras horas Chema Martínez sólo completara 14 kilómetros.

La carrera fue en gran parte nocturna, arrancó a las 2 de la madrugada, pasaron por 9 cataratas, y sufrieron muchas dificultades. Además, hasta 150 militares ayudaron a los atletas.

"Me han picado alrededor de treinta y tantos mosquitos. Cuando me crucé las culebras iba tan cansado que no me dio miedo... y eso que soy cobarde", cuenta Chema.

Chema Martínez solo deseaba cruzar la línea de meta y acabar la carrera: "Cuando cruzas la meta es lo mejor, por fin se acaba este martirio de más de 12 horas".

Terminó sexto, otro español, Jesús Gil tuvo el honor de acabar tercero en la primera edición de esta insólita carrera.

También te puede interesar...

Terrible batalla campal durante un partido de béisbol en Chicago