Publicidad

Matías Prats

Matías Prats se ‘mete’ en el Congreso para revivir el 23-F: "El momento estelar de don Juan Carlos"

El presentador Matías Prats se 'coló' en Prado del Rey, donde trabajaba, y fue la persona que dio paso por primera vez en televisión a las imágenes del asalto al Congreso de los diputados e intento de golpe de Estado del 23-F.

Entramos en la semana en la que se cumplen 40 años de una jornada clave en nuestra historia. Han pasado cuatro décadas del 23-F y, aunque a los jóvenes puede que les quede lejos, los españoles más veteranos, como el propio Matías Prats, ese día entendieron que "que democracia española se tambaleaba", según explica él mismo.

Casi todo el mundo cree recordar qué hacía exactamente ese 23 de febrero de 1981, poco antes de las 6 y media de la tarde. Matías Prats, también: "Esa tarde estaba en un funeral cuando de repente alguien llega y me dice que se han escuchado tiros en el Congreso".

"Cogí el coche rápidamente, volví a la televisión en Prado del Rey cuando los militares la habían tomado prácticamente y había dos tanquetas y no dejaban entrar a nadie", relata el presentador, pero consiguió entrar: "Un teniente de la Guardia Civil me ayudó a pasar y me uní al resto de compañeros". Allí estuvieron esperando órdenes que no podían darles mientras Gabilondo estaba de director de informativos.

No fue hasta la 1:15 horas de la madrugada que llegó el discurso del Rey: "El mejor minuto y medio aprovechado que yo creo de la historia de la Monarquía reciente en nuestro país y el momento estelar de don Juan Carlos, quien desactivó el golpe".

Ya por la mañana, a mediodía le pidieron a Matías Prats que fuera a comentar las primeras imágenes que llegaban desde el Congreso, que son las que se pueden ver en el vídeo superior. Después de esas imágenes se emitió la secuencia completa del intento de golpe de Estado, que no se había visto en directo en televisión porque había que esperar a que salieran todos los diputados por su seguridad. En ese momento se vio, no solo en España, sino en el mundo entero.

Publicidad