Como cada año el Domingo de Ramos ha marcado el inicio de la Semana Santa. Por todo el mundo católico se han celebrado las procesiones acompañadas de ramas de olivo y palmas.

En Jerusalén la jornada ha transcurrido sin incidentes, miles de peregrinos han acudido a Tierra Santa para celebrar la entrada de Jesús en esta ciudad como rey y mesías de los cristianos.

En el Vaticano y ante una plaza de San Pedro abarrotada, el Papa Francisco ha pedido paz para todos y humildad a los jóvenes. Las palmas también han lucido en Siria, y en Filipinas, donde el 80% de la población es católica.

También te puede interesar...