Descubrimiento científico

Descubren la bacteria más grande del mundo, de casi un centímetro y visible al ojo humano

La 'Thiomargarita magnifica' es tan grande respecto al resto de bacterias que en comparación con los humanos es como si se descubriera a una persona con el tamaño del Everest.

La bacteria 'Thiomargarita magnifica' junto a una moneda

La bacteria 'Thiomargarita magnifica' junto a una moneda Tomas Tyml | The Regents Of The University Of California, LBNL

Publicidad

El tamaño de la bacteria 'Thiomargarita magnifica' ha roto todos los esquemas. Con casi un centímetro de longitud, es visible para el ojo humano sin necesidad de microscopio, tal y como publicó la revista 'Science' este jueves tras el descubrimiento del equipo dirigido por el microbiólogo marino Jean-Marie Volland y se puede apreciar claramente en la imagen de la parte superior.

Así, con forma de pestaña humana, el nuevo hallazgo es "con diferencia la mayor bacteria conocida hasta la fecha", afirma Volland, investigador del Laboratorio Nacional Lawrence Berkeley y del Laboratorio de Investigación de Sistemas Complejos, quien añade: "Estas bacterias son unas 5.000 veces más grandes que la mayoría de las bacterias". "Es el equivalente a que nosotros, los humanos, nos encontremos con otro humano que sea tan alto como el Monte Everest", explica con el objetivo de poner en perspectiva el hallazgo.

Vida misteriosa en los manglares del Caribe

La bacteria bautizada como 'Thiomargarita magnifica' se adhiere de alguna manera a las hojas hundidas en los manglares del Caribe, pero poco más se sabe de su estilo de vida porque todavía no se ha cultivado en un laboratorio. De hecho, es tan peculiar que el científico que recogió inicialmente los finos filamentos blancos no sabía que había descubierto un nuevo tipo de bacteria visible sin microscopio.

En cualquier caso, se sabe que están emparentadas con otras bacterias que también viven del azufre y crecen mucho, pero no tanto. Además, en lugar de dejar que el material genético flote libremente, como hacen otras bacterias, estos seres lo envuelven y lo contienen dentro de una especie de paquete de una manera similar a otros tipos de células más complejas, como las que componen las plantas y los animales.

Es más, mientras que la mayoría de las bacterias se reproducen dividiéndose en dos células idénticas, estas largas criaturas con forma de filamento parecen reproducirse desprendiéndose de un pequeño trozo en la punta que luego puede flotar y seguir creando un nuevo ser.

No obstante, Volland advierte que esto no significa que estas bacterias sean una especie de "eslabón perdido" entre las formas de vida simples y las más complejas, y matiza que es sólo un "ejemplo fascinante de una bacteria que ha evolucionado a un nivel superior de complejidad".

Publicidad