Publicidad

Después de la tormenta no siempre llega la calma. La lluvia y el viento han dado paso al fuerte oleaje en las islas, excepto en las costar del sur de La Palma y de la Gomera, según los datos facilitados por la agencia estatal de meteorología. La alerta es amarilla, es decir, precaución por fenómenos costeros que durará hasta este miércoles. El viento viene del norte, algo que no beneficia mucho a los surferos, expertos en analizar tamaño y composición de las olas, aunque algunos se conforman con poco. Pero no debemos guardar el paraguas, los que estén en el norte y medianías es posible que vean caer algunas gotas.

Después de la tormenta no siempre llega la calma. La lluvia y el viento han dado paso al fuerte oleaje en las islas, excepto en las costar del sur de La Palma y de la Gomera, según los datos facilitados por la agencia estatal de meteorología. La alerta es amarilla, es decir, precaución por fenómenos costeros que durará hasta este miércoles. El viento viene del norte, algo que no beneficia mucho a los surferos, expertos en analizar tamaño y composición de las olas, aunque algunos se conforman con poco. Pero no debemos guardar el paraguas, los que estén en el norte y medianías es posible que vean caer algunas gotas.

Publicidad