Publicidad

Ella no pretendía batir ningún record sino cumplir el sueño de su vida. Aunque su aventura fue de Guinness.   Tiene 78 años y se prepara para tirarse en parapente. Éste es el momento en el que despegaba junto a un monitor del club "Vuela Conmigo".  Ángeles del Castillo, más conocida como Angelita, sobrevoló el municipio Los Realejos, en el norte de Tenerife, demostrando que no hay edad para este tipo de deportes. Cuidó durante 20 años de su marido enfermo hasta que falleció. Tras esos momentos difíciles, esta abuela moderna intenta disfrutar de la vida haciendo senderismo o chateando. Después de hora y media de vuelo, aterrizó en la playa del socorro. Dice que no pasó miedo volando y que ha sido una experiencia que no olvidará jamás.

Ella no pretendía batir ningún record sino cumplir el sueño de su vida. Aunque su aventura fue de Guinness.   Tiene 78 años y se prepara para tirarse en parapente. Éste es el momento en el que despegaba junto a un monitor del club "Vuela Conmigo".  Ángeles del Castillo, más conocida como Angelita, sobrevoló el municipio Los Realejos, en el norte de Tenerife, demostrando que no hay edad para este tipo de deportes. Cuidó durante 20 años de su marido enfermo hasta que falleció. Tras esos momentos difíciles, esta abuela moderna intenta disfrutar de la vida haciendo senderismo o chateando. Después de hora y media de vuelo, aterrizó en la playa del socorro. Dice que no pasó miedo volando y que ha sido una experiencia que no olvidará jamás.

Publicidad