Publicidad

Sólo pasó 6 años en la casa cuna pero fueron suficientes para amargarle de por vida. María entró con su hermano cuando tenía 5 años, su madre no tenía recursos para mantenerles, entonces empezó su calvario. Por hablar, por salirse de la fila o simplemente por no hacer la tarea los castigos eran diarios.
Insultos y vejaciones de todo tipo por parte de monjas y de empleadas que en su día también fueron internas de la casa cuna.
Para ella, como para las más de 200 niñas que en los años 60 vivían allí, ese trato era tan habitual que lo consideraban normal y nunca se le ocurrió contarlo, sabían que el castigo podía ser mucho más duro. María no se atrevió a hacerlo ni siquiera cuando salió definitivamente de la casa cuna.
Ahora, madura, embargada aún por la tristeza y desamparada dice estar sufriendo de nuevo la maldición de esa institución. Por un hecho puntual el cabildo le quitó la custodia de su hija, de 13 años. La historia se repite, con otros medios más sofisticados, regidos por incomprensibles leyes para una madre asegura que es la misma realidad 40 años después.

Sólo pasó 6 años en la casa cuna pero fueron suficientes para amargarle de por vida. María entró con su hermano cuando tenía 5 años, su madre no tenía recursos para mantenerles, entonces empezó su calvario. Por hablar, por salirse de la fila o simplemente por no hacer la tarea los castigos eran diarios.
Insultos y vejaciones de todo tipo por parte de monjas y de empleadas que en su día también fueron internas de la casa cuna.
Para ella, como para las más de 200 niñas que en los años 60 vivían allí, ese trato era tan habitual que lo consideraban normal y nunca se le ocurrió contarlo, sabían que el castigo podía ser mucho más duro. María no se atrevió a hacerlo ni siquiera cuando salió definitivamente de la casa cuna.
Ahora, madura, embargada aún por la tristeza y desamparada dice estar sufriendo de nuevo la maldición de esa institución. Por un hecho puntual el cabildo le quitó la custodia de su hija, de 13 años. La historia se repite, con otros medios más sofisticados, regidos por incomprensibles leyes para una madre asegura que es la misma realidad 40 años después.

Publicidad

Minerva Hernández Hernández, con la fantasía 'Vida'

Minerva Hernández, Reina del Carnaval de Las Palmas de Gran Canaria: "Lo primero que se me vino a la cabeza fue el agradecimiento a todo mi equipo"

Este fin de semana, el carnaval está en su apogeo en buena parte de España. El de Las Palmas de Gran Canaria vivía anoche uno de los momentos más esperados, la elección de su reina de las fiestas. Una noche llena de emoción para las jóvenes candidatas.

Una vivienda de okupas causa pánico entre los vecinos de Molino de Viento

Una vivienda de okupas causa pánico entre los vecinos de Molino de Viento

Peleas, drogas e incluso incendios son algunas de las situaciones que viven cada día los vecinos de Molino de Viento, en Las Palmas de Gran Canaria. Denuncian que la inseguridad les está llevando a abandonar el barrio y que ni la entidad bancaria propietaria de la vivienda ni el consistorio toman medidas para solucionar el problema.