Publicidad

El robo del que les vamos a hablar a continuación se ha produjo en una Iglesia.  Los ladrones entraron y se llevaron la imagen de una Virgen, el cáliz y todo el dinero recaudado en el cepillo. Los ladrones forzaron la ventana del templo de Pinolere, en La Orotava. Un templo que fue construido gracias a las aportaciones de sus vecinos. Todo lo que se llevaron asciende a unos mil euros, pero para los feligreses es más que dinero, es un robo al esfuerzo y la entrega de un barrio humilde.  
Así se encuentra ahora mismo el lugar donde habitualmente se guarda el cáliz de esta iglesia: vacío. Los ladrones forzaron la ventana, se llevaron el cáliz, una virgen del Carmen como esta, el cepillo recaudado durante meses y joyas de una imagen. Pero entre los vecinos, el dolor por este hecho es  doble ya que esta iglesia se construyó gracias al esfuerzo de todos y con el dinero que durante años han recaudado. Como Luciano que no puede evitar emocionarse cuando piensa en lo sucedido.Los vecinos no le dan tanta importancia al robo del dinero. Lo que quieren es que les devuelvan el cáliz porque se acerca las comuniones y no tiene otro.
Sólo quieren que sus imágenes vuelvan al lugar del que nunca debieron salir.

El robo del que les vamos a hablar a continuación se ha produjo en una Iglesia.  Los ladrones entraron y se llevaron la imagen de una Virgen, el cáliz y todo el dinero recaudado en el cepillo. Los ladrones forzaron la ventana del templo de Pinolere, en La Orotava. Un templo que fue construido gracias a las aportaciones de sus vecinos. Todo lo que se llevaron asciende a unos mil euros, pero para los feligreses es más que dinero, es un robo al esfuerzo y la entrega de un barrio humilde.  
Así se encuentra ahora mismo el lugar donde habitualmente se guarda el cáliz de esta iglesia: vacío. Los ladrones forzaron la ventana, se llevaron el cáliz, una virgen del Carmen como esta, el cepillo recaudado durante meses y joyas de una imagen. Pero entre los vecinos, el dolor por este hecho es  doble ya que esta iglesia se construyó gracias al esfuerzo de todos y con el dinero que durante años han recaudado. Como Luciano que no puede evitar emocionarse cuando piensa en lo sucedido.Los vecinos no le dan tanta importancia al robo del dinero. Lo que quieren es que les devuelvan el cáliz porque se acerca las comuniones y no tiene otro.
Sólo quieren que sus imágenes vuelvan al lugar del que nunca debieron salir.

Publicidad