Publicidad

En la capital grancanaria ha sido la lluvia la que ha provocado el caos durante buena parte de la mañana. En el Paseo de Chil, este charco bloqueó la vía. Algunos conductores optaron por circular por la acera y algunos policías tomaron precauciones para no mojarse. El potente chubasco dejó aproximadamente 40 litros por metro cuadrados, caudal suficiente para desbordar algunas alcantarillas y para cortar el tráfico en el paso a nivel de Bravo y Murillo.La bomba de achique no se puso en marcha de manera automática porque el dispositivo no estaba activado, explicaron técnicos municipales. La tromba de agua hizo que el barranco de La ballena corriera durante un par de horas, desembocando su caudal en la playa de Las Canteras.

En la capital grancanaria ha sido la lluvia la que ha provocado el caos durante buena parte de la mañana. En el Paseo de Chil, este charco bloqueó la vía. Algunos conductores optaron por circular por la acera y algunos policías tomaron precauciones para no mojarse. El potente chubasco dejó aproximadamente 40 litros por metro cuadrados, caudal suficiente para desbordar algunas alcantarillas y para cortar el tráfico en el paso a nivel de Bravo y Murillo.La bomba de achique no se puso en marcha de manera automática porque el dispositivo no estaba activado, explicaron técnicos municipales. La tromba de agua hizo que el barranco de La ballena corriera durante un par de horas, desembocando su caudal en la playa de Las Canteras.

Publicidad