Publicidad

Es una cita tradicional en estas fiestas navideñas a la que no faltan los niños de Tenerife. Queremos subir a lo más alto del fortín, y lo intentamos, pero a medio camino nos bajamos ¿qué ha pasado?Desechamos la idea nosotros no somos mucho más valientes corremos hacia otra atracción, ¿qué pasa?Y si estamos en el lejano oeste no podemos dejar de la do la idea del rodeo. Nos subimos, comienza a moverse y pronto nos caemos, bueno algunos, lo volvemos a intentarHay quien ha nacido para domar es indudableSeguimos nuestra marcha y nos da hambreNos tenemos que ir pero ellos siguen jugando, el Parque Infantil de Tenerife tiene sus puertas abiertas hasta el 9 de enero

 

Es una cita tradicional en estas fiestas navideñas a la que no faltan los niños de Tenerife. Queremos subir a lo más alto del fortín, y lo intentamos, pero a medio camino nos bajamos ¿qué ha pasado?Desechamos la idea nosotros no somos mucho más valientes corremos hacia otra atracción, ¿qué pasa?Y si estamos en el lejano oeste no podemos dejar de la do la idea del rodeo. Nos subimos, comienza a moverse y pronto nos caemos, bueno algunos, lo volvemos a intentarHay quien ha nacido para domar es indudableSeguimos nuestra marcha y nos da hambreNos tenemos que ir pero ellos siguen jugando, el Parque Infantil de Tenerife tiene sus puertas abiertas hasta el 9 de enero

 

Publicidad

Minerva Hernández Hernández, con la fantasía 'Vida'

Minerva Hernández, Reina del Carnaval de Las Palmas de Gran Canaria: "Lo primero que se me vino a la cabeza fue el agradecimiento a todo mi equipo"

Este fin de semana, el carnaval está en su apogeo en buena parte de España. El de Las Palmas de Gran Canaria vivía anoche uno de los momentos más esperados, la elección de su reina de las fiestas. Una noche llena de emoción para las jóvenes candidatas.

Una vivienda de okupas causa pánico entre los vecinos de Molino de Viento

Una vivienda de okupas causa pánico entre los vecinos de Molino de Viento

Peleas, drogas e incluso incendios son algunas de las situaciones que viven cada día los vecinos de Molino de Viento, en Las Palmas de Gran Canaria. Denuncian que la inseguridad les está llevando a abandonar el barrio y que ni la entidad bancaria propietaria de la vivienda ni el consistorio toman medidas para solucionar el problema.