Pedro Sánchez ha considerado que el 27-S ha dejado a Cataluña fracturada en dos bloques y ha señalado que para salir de esa situación hace falta "reforma, diálogo y convivencia" y que los independentistas abandonen sus posiciones tras fracasar en las urnas.